En el siglo 14 tuvo lugar la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad, la Peste Negra. Un grupo de científicos acaba de encontrar los restos de su ancestro, una bacteria de más de 20 millones de años que ha llegado hasta hoy atrapada en una pieza de ámbar.

La pieza se ha extraído de una mina de ámbar en República Dominicana. Entre las piezas de la mina había una en la que se conservaba una pulga. Estos parásitos son conocidos por ser vectores de numerosas enfermedades, así que los investigadores de la Universidad de Oregon responsables del hallazgo tomaron muestras del animal para su estudio.

Lo que encontraron fue nada menos que una variante de la bacteria Yersinia pestis fosilizada. Esta bacteria es la responsable de las diferentes variantes de peste, una enfermedad que se transmite desde las ratas y que se calcula que ha matado a 200 millones de seres humanos a lo largo de la historia.

Advertisement

La peste no está erradicada a día de hoy, pero si limitada a casos muy esporádicos gracias a los programas de control de plagas como ratas y pulgas. El hallazgo de la bacteria fósil no va a hacer que aparezca ningún nuevo brote de una plaga primigenia, pero es muy importante desde el punto de vista evolutivo.

Se creía que esta enfermedad había evolucionado paralelamente a los seres humanos. Su presencia en una pulga de hace 20 millones de años reescribe por completo la historia de este microorganismo. Es probable que incluso haya sido el responsable de la extinción de otras especies de mamíferos antes de hacer estragos en la población humana de la edad media. [vía Planetsave]

Portada: Masa de bacterias Yersinia Pestis. Foto: Wikimedia Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)