Happy, de Pharrell Williams, ha sido uno de los temas más escuchados y bailados desde finales de 2013. Su vídeo oficial en YouTube tiene casi 524 millones de visitas. Sin embargo, la popular canción podría desaparecer de la plataforma de Google junto a otros 20.000 temas si prospera una demanda millonaria.

Todo comenzó este pasado mes de noviembre cuando YouTube presentó su nuevo servicio de música en streaming YouTube Music Key. El lanzamiento disparo las alarmas de Irving Azoff, empresario y representante de una larga lista de artistas como el propio Pharrell Williams, The Eagles, Fleetwood Mac, John Lennon, o Cristina Aguilera.

Azoff, a través de su organización de gestión de derechos de autor Global Music Rights pidió a YouTube retirar más de 20.000 canciones sobre las que, según él, no tienen derechos de autor. La negativa de YouTube ha ido subiendo la tensión entre Google y Global Music Rights hasta el punto de que ahora Azoff amenaza con una demanda de 1.000 millones de dólares si YouTube no retira las canciones afectadas.

Advertisement

La cuestión es que no está del todo claro si YouTube tiene o no los derechos para reproducir públicamente estas canciones. Lo que ha colmado la paciencia de Azoff y sus abogados es la negativa de Google a presentar documentos que acrediten estos derechos que muy bien podrían existir en virtud de acuerdos globales anteriores con otras productoras. Google se refugia en que ya dispone de un procedimiento para referir temas que vulneran el copyright, y que por tanto no está obligado a presentar documentación general relativa a esos derechos.

Lo que propone Google es que, si hay algún vídeo infractor de copyright, los abogados de Azoff utilicen la propia plataforma para denunciarlo. Semejante labor sería un trabajo titánico, ya que las 20.000 canciones probablemente afecten a cientos de miles de vídeos.

La negociación entre los abogados de Irving Azoff y los de Google está volviéndose cada vez menos amistosa, y el empresario ya ha amenazado con llevar la cuestión a los tribunales en un juicio que promete traer mucha cola. [vía The Hollywood Reporter]

Foto: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)