Se suele usar la imagen de un lago infestado de cocodrilos como un ejemplo de peligro, pero lo cierto es que las grandes masas de agua pueden estar llenas de cosas mucho más peligrosas, sobre todo cuando eres un cocodrilo. Este lo descubrió por las malas después de meterse en un lago con 30 hipopótamos.

Ocurría durante un safari en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica. Un grupo de espectadores contemplaba una nutrida manada de hipopótamos cuando estos comenzaron a revolverse violentamente entre el barro. La causa era un cocodrilo. No queda claro si el reptil había entrado a por alguna cría o simplemente no se percató de la presencia de los hipopótamos. En cualquier caso fue un error que le costó muy caro.

Pese a su apacible y orondo aspecto, los hipopótamos son animales agresivos y extremadamente territoriales. Durante algo más de un minuto, los hipopótamos vapulean al cocodrilo com si fuera de peluche hasta que uno de ellos lo atrapa en las fauces y lo lanza lejos sin miramientos. El estado del cocodrilo tras la paliza no queda claro, pero si sobrevivió seguramente no vuelva a acercarse a un hipopótamo en mucho tiempo. [Kruger Sightings vía Digg]