Imagen: AP

Un nuevo estudio patrocinado por la NASA ha encontrado que las emisiones de metano producidas por el ganado a nivel mundial son un 11% más altas que las estimaciones realizadas en la última década. Debido a que el metano es uno de los gases de efecto invernadero más desagradables, el nuevo hallazgo significa que será aún más difícil combatir el cambio climático de lo que pensamos.

Hace tiempo que sabemos que los gases producidos por el ganado, las ovejas y los cerdos contribuyen de forma significativa al calentamiento global, pero la nueva investigación, publicada en Carbon Balance and Management, demuestra que es peor de lo que pensamos. Los nuevos números de metano atribuido al ganado en 2011 eran un 11% más altos que las estimaciones, ya anticuadas, realizadas en 2006 por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Advertisement

Es difícil creer que los eructos, pedos y mierdas del ganado podría tener cualquier tipo de efecto atmosférico global, pero se trata de un problema de magnitud y de la naturaleza del metano en sí.

Hay aproximadamente 1.500 millones de vacas en el planeta, cada una de las cual expulsa entre 113 y 189 litros de metano cada día. Aunque típicamente pensamos que las flatulencias son la causa de esto, en realidad los eructos son la fuente principal del metano atribuido al ganado (siendo un 95% de todas las emisiones de este gas problemático).

Y sí que es problemático. El metano es aproximadamente 30 veces más eficiente que el dióxido de carbono en atrapar el calor del sol en el período de un siglo. Aunque hay más CO2 en la atmósfera que metano, este último es el gas invernadero más destructivo por unidad. El Carbon Monitoring System, un iniciativo de la NASA, y el Joint Global Change Research Institute también contribuyeron al estudio.

La investigador Julie Wolf y su equipo reevaluaron los datos que se utilizaron para producir las estimaciones del IPCC en 2006. Los antiguos números fueron basados en las modestas tasas de metano crecientes desde 2000 hasta 2006, pero las cosas cambiaron de forma drástica después, aumentando 10 veces en la siguiente década.

Advertisement

En comparación con los datos de la IPCC de 2006, las nuevas estimaciones destacan que ha habido un incremento de un 8.4% en las emisiones de metano por digestión (también conocido como fermentación entérica) en vacas lecheras y otros tipos de ganado, y un incremento de 36.7% en las emisiones de metano atribuidos al excremento de los mismos. El nuevo informe demuestra que el metano representó aproximadamente el 16% de las emisiones globales de gases invernaderos en 2016. Otras actividades humanas, como la producción y transporte de gas, petróleo y carbón — junto con el deterioro de nuestros residuos orgánicos — también contribuyen a las emisiones.

Más importante aún, las nuevas estimaciones son un 15% más altas que las estimaciones globales producidas por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) y un 4% más altas que esas emitidas por EDGAR, una base de datos que proporciona información histórica y actual sobre las emisiones.

“En varias regiones del mundo, la cantidad de ganado está cambiado. La crianza del ganado ha resultado en animales más grandes que consumen más comida”, afirmó Wolf en una declaración. “Esto, junto con el cambio en la gestión de ganado, puede conducir a emisiones de metano más altas”.

La científica añadió: “No hay medidas exactas de las emisiones de metano para todas las fuentes de este gas. Por lo tanto, las emisiones son reportadas como estimaciones y se basan en métodos y suposiciones diferentes. Para este estudio, creamos nuevos factores de emisión para cada animal — en otras palabras, medidas de la cantidad media de CH4 que emiten los animales en la atmósfera — y nuevas estimaciones de las emisiones del ganado a nivel global”.

El nuevo estudio demuestra que las emisiones de metano disminuyeron en los EE.UU., Canadá y Europa, pero que están incrementando en otros sitios. Es muy probable que el resto del mundo esté llegando a los niveles de consumo de carne y lácteos comunes en los países del primer mundo.

“Entre las regiones globales, hubo una variabilidad notable con respecto a las tendencias en las emisiones estimadas de las últimas décadas”, comentó Ghassem Asrar, el director del JGCRI y un coautor del estudio. “Por ejemplo, encontramos que las emisiones de ganado que más han aumentado son las de regiones en rápida expansión y desarrollo en Asia, América Latina y África… Encontramos que las regiones con los incrementos más grandes son esas sobre el trópico de Cáncer, seguido por las regiones sobre el trópico de Capricornio.

No está inmediatamente claro cómo y si estas estimaciones revisadas impactarán a la producción de ganado o la política, pero a nivel individual, sugieren que debemos de reducir nuestro consumo de carne y lácteos. El privilegio que tenemos sobre estos animales aparentemente viene con un precio costoso.

[Carbon Balance and Management]