Estamos en una de esas épocas del año en la que se estrenan muchas series, y con anhelo (pero mucha cautela) esperaba ver el regreso de Heroes a la televisión. Pero Heroes Reborn, como temí, me dejó un sabor amargo en la boca. Y es que hay series (y franquicias) que sencillamente deben quedarse muertas.

El problema es que Heroes fue condenada luego de aquella famosa huelga de escritores de guiones para la televisión del año 2007. Mientras muchas series se tambalearon durante casi dos temporadas, Heroes cambió para nunca volver atrás. Porque aunque su primera temporada no fue perfecta, sí que fue brillante (a su modo) y nos mantuvo en intriga durante dos docenas de episodios. No preocupábamos por sus personajes, nos interesábamos por la historia.

Advertisement

El mayor problema de Heroes Reborn es que se queda anclada al pasado. Repite, punto a punto, los problemas de las últimas dos temporadas de la serie original. Tanto así, que incluso repite algunos de sus clichés (como que un personaje japonés tiene que tener, sí o sí, una espada. Lo entiendo, las espadas son geniales, pero vamos...) y hasta trae otros personajes de regreso para alegrarnos, solo por un par de minutos, porque se los vuelve a llevar para nunca volver.

Salva a la porrista, salva al mundo... y deja esta serie muerta

Los personajes pueden ser tan aburridos que me cuesta recordar cómo se llaman.

Heroes Reborn se desarrolla algunos años después de los acontecimientos de la serie original, esa que si no la has visto pues pasarás un mal rato, dado que Reborn asume que lo hiciste y te bombardea con mucha información que no vas a entender a menos que estés al tanto con los acontecimientos de las cuatro temporadas pasadas (otro grave error).

Advertisement

Y es que no puedes hablarle al público del “grupo radical de Mohinder Suresh” sin explicarle quién diablos es Mohiner Suresh. No hay ningún tipo de dato o detalle, y es uno de los personajes más importantes en la primera temporada. Ah, y es quien narró la primera serie, y está narrando esta nueva. ¿Por qué no dedican aunque sea 30 segundos a hablar de él? No lo sabemos, pero es una pésima decisión de guión.

Esta vez Noah Bennett es el protagonista, y quizás es lo único relativamente interesante de los primeros dos episodios, dado que es un personaje que nos atrapó en la serie original. A lo que me pregunto, ¿será que si no hubiese visto la primera serie me interesaría en lo absoluto quién es este tipo? Quizás no, dado que por culpa de lo que parece ser una pérdida de memoria ni siquiera él recuerda bien quién es. Ni él, ni el público (nuevo). Bravo.

“¿En qué lío me he metido con esta serie?”

Mientras él busca a su hija que por alguna razón está perdida, iremos conociendo a un alud de personajes, los “nuevos héroes”, algunos prometedores, otros sosos, que la serie va a intentar que te intereses en ellos sin cansarse, y en mi caso no lo ha logrado. Nada. Lo único que me dio curiosidad es saber cuál sería su poder, pero más por algo de morbo que por seguir la trama de la serie.

Porque la realidad es que la trama de Heroes Reborn es casi inexistente. En aquella grandiosa primera temporada de Heroes nos mencionaban constantemente “Salva a la porrista, salva al mundo” y nos dejaban en un medio de la intriga de saber qué le pasaría a esta porrista, cómo salvarla también salvaría al mundo, ¿cuál es el mal que se avecina? Mientras tanto, Reborn intenta repetir su fórmula de misterio e intriga diciéndonos, literalmente, que “algo” va a pasar, algo malo, en algún momento.

Y ya, eso es todo. Con esa premisa, desarrollada en medio de casi 10 personajes que no terminamos de apreciar (o de siquiera interesarnos lo más mínimo si vuelven a salir en pantalla) la serie nos intenta atrapar y que regresemos a ver el siguiente episodio para conocer la respuesta a una pregunta que ni siquiera han dejado clara.

Lo único que podría ser interesante es esa historia de cómo los humanos y los “evos” (evolucionados, los mutantes de la serie) parecen estar en guerra, basándose en el temor de los unos a los otros. Pero aunque la serie lo menciona al inicio del primer episodio, no creo que desarrollen mucho más esta trama de carácter social. Es más fácil mantenernos en el limbo entre los personajes.

Hay un “evo” mexicano, y por supuesto, tenía que llevar máscara de luchador. ¡Que vivan los clichés!

Advertisement

Finalmente tenemos a la protagonista basada en Japón, una chica cuyo poder no nos ha quedado claro después de ver los primeros dos episodios, pero cuya historia se desarrolla en gran parte dentro de un videojuego, en algunas de las escenas más lamentables y sin sentido de lo que va de serie hasta ahora.

De nuevo, y como en el caso de la serie de Minority Report, no hago más que lamentar, que revivan con tan poca calidad una serie que de por sí me dejó un sabor de boca muy amargo en su primera versión, que jueguen con los sentimientos de los fanáticos y, más importante, que no esté la porrista. ¿¡A quién se supone que van a salvar entonces si no hay porrista!?

Heroes Reborn quiere ser esa nueva serie sinónimo de misterio y conspiración, pero termina siendo una serie confusa, vacía y sin un gran gancho que te deje con ganas de ver más en un próximo episodio. “Algo malo va a pasar, en algún momento”, no es suficiente.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)