Todas las cosas buenas llegan a su fin y el Observatorio Espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea no es una excepción. Después de más de tres años en órbita, el telescopio infrarrojo más poderoso en el espacio ha dejado de operar. Según la Agencia Espacial Europea, el telescopio cesó sus actividades luego de que se agotara el suministro de helio líquido utilizado para refrigerar su instrumentación a temperaturas cercanas al cero absoluto.

Las observaciones a través del telescopio Herschel han superado las expectativas, permitiendo a los científicos aprender más acerca de cómo se forman las estrellas; sobre el ritmo de formación de las estrellas en las galaxias de todo el cosmos, y sobre el origen y presencia de agua en diferentes cuerpos celestes. Sin embargo las observaciones han llegado a su fin y la nave será propulsada a una órbita estacionaria estable alrededor del Sol, donde permanecerá por tiempo indefinido. Mientras tanto la misión científica continuará analizando las imágenes y espectros recolectados por Herschel.

Herschel deja un importante legado de más de 35.000 observaciones científicas y cerca de 25.000 horas de datos. Incluidas las increíbles imágenes del espacio profundo, incluidas galaxias y estrellas nacientes cerca de nuestra galaxia. [ESA]

Crédito de imagen: ESA