Eindhoven, en Holanda, es una de las ciudades del mundo más amistosas para los ciclistas. Tanto es así, que el ayuntamiento de la ciudad a veces construye pequeñas maravillas sólo para el disfrute de las dos ruedas como esta. Se trata de un puente circular para ciclistas que cruza una de las principales vías de Eindhoven.

La construcción de este viaducto futurista terminó a finales del año pasado, pero hoy ha vuelto a la palestra porque ha sido nominado a los premios de diseño Dutch Design Award. El puente, de hecho, utiliza una solución arquitectónica bastante complicada para resolver el paso de ciclistas sobre la autovía. Sus responsables lo llaman 'El platillo flotante', y ciertamente que flota gracias a una estructura radial de cables sujetos a un mástil de 65 metros de altura.

Advertisement

La solución es tan experimental que sus creadores han tenido que revisarla porque vibraba demasiado con el viento. No obstante, es un buen ejemplo de cómo lograr que más personas abandonen el automóvil para adoptar un medio de transporte infinitamente más sano y ecológico. [Neatorama vía Reddit]

Imagen de portada: Imgur