Horizon: Zero Dawn es el nuevo juego de Guerrilla Games, creadores de la saga Killzone, en exclusiva para PlayStation 4. En general, se trata de un título de mundo abierto protagonizado por una chica que caza dinosaurios robots usando un arco, pero su historia es mucho más fascinante y compleja.

Desde su presentación hace más de dos años Horizon se convirtió en uno de los títulos más esperados de PS4. Se veía tan ambiciosos que muchos no podíamos esperar para comprobar si cumpliría sus promesas o sería un fracaso. Afortunadamente, es tan bueno como esperábamos, y desde ya podemos considerarlo una de las joyas de esta generación.

Advertisement

Advertisement

Horizon es una mezcla de muchas cosas que ya hemos visto en juegos y películas: tiene elementos de Far Cry (la caza), Skyrim (el mundo abierto), The Witcher 3 (misiones secundarias interesantes y variadas) y Monster Hunter (caza de monstruos gigantes). Su protagonista es una especie de unión entre Hermione de Harry Potter, Lara Croft de Tomb Raider y Katniss Everdeen de The Hunger Games.

Aunque pareciera que no cuenta con ningún elemento original y único en su mundo abierto, los mezcla de una forma tan genial que es imposible no disfrutarlo.

El mundo de Horizon se desarrolla unos 1.000 años en el futuro, después de que la humanidad acabó con la Tierra y ha pasado suficiente tiempo como para que los sobrevivientes se adaptaran a vivir como en la edad de piedra. La gran diferencia es que hay máquinas (o robots) que se comportan como animales y que, indudablemente, provienen de los días tecnológicos de la Tierra, aunque no sabemos por qué existen (ni cómo).

Sponsored

La trama del juego se centra en la vida de Aloy, una mujer que desde que era bebé fue rechazada y marginada de su tribu por el simple hecho de no tener madre. Durante la campaña del juego la veremos evolucionar. La tribu de Aloy, llamada Nora, se basa en una sociedad matriarcal en la que la figura materna lo es todo (progenitora, educadora, líderes y guerreras). Sin embargo, el rechazo a Aloy tiene que ver con un misterio acerca de su origen que tendremos que descubrir a lo largo de la campaña.

La historia es interesante porque no es la típica trama de “protagonista debe salvar al mundo”, sino más bien una lucha personal que tiene que ver con superación y con averiguar la verdad acerca de tu pasado (y salvar al mundo en el proceso, cómo no). Aloy no es una chica cualquiera, desde muy niña estaba obsesionada con saber por qué su tribu la rechaza, por qué nadie le habla y quién era su madre. Su pasado lo es todo para ella.

No obstante, no todas las tribus son como los Nora. Existen algunas más avanzadas en cuanto a construcción, y otras compuestas por guerreros especializados en la creación de armas y armaduras (como los enanos en todo juego de fantasía). El mundo de Horizon es realmente diverso y precioso. Es imposible no detenerse constantemente a admirar el paisaje.

Advertisement

Más allá de la historia de Aloy y su misión, los otros protagonistas del juego son las máquinas. Guerrilla ha creado un sistema de combate fascinante al que debes acostumbrarte y perfeccionar si no quieres morir constantemente. Esto no es un título en el que simplemente llegas y disparas a diestra y siniestra y acabas con todos tus enemigos. En el caso de encontrarte con un grupo de dinosaurios-robots debes planear tu estrategia y acercarte con cuidado, de lo contrario pagarás las consecuencias.

Existen 26 criaturas mecánicas en el juego y cada una se comporta de forma distinta. Los que parecen un velociraptor son los más débiles en combate, pero se dedican a vigilar la zona y avisar a sus amiguitos robots de intrusos (como Aloy). Los que parecen toros son un poco más fuertes y aprenderás a controlarlos y cabalgarlos como si fueran caballos. Los que lucen como un tigre gigante son bastante hábiles en combate, y ni hablar de los que parecen un avestruz gigante que lanza fuego por la boca. Esos son el demonio personificado.

También hay uno que parece un T-Rex, y podrás hacerte una idea de lo difícil que es luchar contra ellos.

El del medio es el mal personificado.

Los combates son tan divertidos y únicos que dependiendo de tus acciones las máquinas se comportarán de forma distinta. Cada “dinobot” (como los llamaré a partir de ahora) cuenta con partes que puedes destruir o tumbar usando tus flechas y diferentes armas. Dependiendo de cuál parte (o punto débil) ataques, el dinobot cambiará su actitud y estrategia. Incluso podría huir hasta una zona en la que hayan más criaturas para atacarte en grupo.

Advertisement

Para identificar esos puntos débiles Aloy usa un dispositivo llamado “Focus”, una especie de interfaz holográfica que encontró en las ruinas de la época tecnológica de la humanidad.

Un tipo de encuentro en el juego es este: llegas a una zona en la que hay dinobots de varios tipos y te escondes en los matorrales, arrojas una piedra para atraer uno hacia ti y matarlo de forma sigilosa. Caminas agachado hacia el siguiente matorral y repites el proceso. Te acercas a uno con forma de toro y lo hackeas para que ataque a los demás y ocasione caos. Al final, usas tu trampa de cuerda para atrapar al penúltimo dinobot y enfrentarte uno a uno contra el más grande de todos, que te ve y empieza a atacarte. Comienzas a golpear sus puntos débiles y el dinobot que tenías atrapado se suelta y va a la carga, ahora son dos contra uno. Con una estrategia basada en esquivar-correr-atacar-curar logras vencer al más grande y después acabas con el pequeño... o terminas muerta.

Advertisement

Esa clase de encuentros es bastante común y absolutamente todos son diferentes y emocionantes.

Por último, los humanos también son un peligro para Aloy y su tribu. Además de los dinobots existen algunas tribus y grupos de bandidos a los que tendrás que enfrentarte, aunque las batallas no son tan divertidas como con las máquinas. Aloy cuenta con tres árboles de habilidades que podrás ir desbloqueando para mejorar en combate, sigilo, hackeo y fabricación de pociones y otras cosas.

Advertisement

En general, Horizon Zero Dawn es una aventura fascinante que se desarrolla en un mundo abierto lleno de criaturas como nunca las habíamos visto. Incluso los sonidos que hacen esos dinobots al atacar o sencillamente al estar allí sin percatarse de tu presencia son geniales y te meten de lleno en ese mundo, y ni hablar del aspecto gráfico del juego que, con la excepción de algunas animaciones extrañas en los rostros de personajes secundarios, todo el mapa luce precioso.

Si te gustan los juegos de mundo abierto, el sigilo y los combates elaborados y estratégicos, además de un diseño precioso y una historia realmente interesante, Horizon es para ti.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.