Hoy el ser humano es en promedio 10 cm más alto que hace 150 años. Probablemente hemos ganado unos centímetros por cuestiones de nutrición, pero lo cierto es que como raza no podemos aspirar a superar el promedio de altura máxima de 2.28m. Lo que nos impide crecer tan alto como los dinosaurios, además de la genética, es la gravedad y la flotación limitada del aire que nos rodea, de lo contrario alcanzaríamos alturas sorprendentes. Así los explica Michael Stevens de Vsauce.