La compañía china Huawei puede resultar para muchos casi un desconocido en smartphones, pero es en realidad el tercer fabricante mundial de móviles avanzados. Eso sí, solo tiene un 5% de cuota, frente al 31% de Samsung o el 15% de Apple. Huawei quiere volar más alto y por eso acaba de presentar el nuevo Ascend P7, que aspira a competir en la gama alta con el Galaxy S5, el HTC One M8, el Xperia Z2 o el iPhone 5s. Lo hemos probado tras su presentación ayer en París. Ahí van nuestras primeras impresiones.

Un móvil-sorpresa

El Ascend P7 de Huawei es una pequeña sorpresa. No porque sea un smartphone diferente o mejor a la competencia. En las primeras pruebas no lo parece. Sin embargo, es de verdad el primer móvil de gama alta de Huawei. Cojea en algunos frentes, algunos de los cuales pueden llegar a ser un problema, pero desde luego se trata del mejor smartphone diseñado por Huawei hasta la fecha, con especificaciones que igualan a sus rivales en casi todos los frentes y una ventaja: un precio muy competitivo, 449 euros.

Advertisement

Lo que más destaca al probar el Ascend P7 es el diseño. Pantalla de 5 pulgadas, cuerpo y laterales de aluminio y cubierta trasera de cristal (ensamblada en 7 capas, con Gorilla Glass). Sus 120 gramos lo hacen ligero pero con el peso justo. Nada que ver con anteriores modelos de Huawei, tan ligeros que parecían huecos. El Ascend P7 cuenta con un diseño muy cuidado y premium. Y se nota.

A la vez también decepciona un poco. El móvil recuerda excesivamente al diseño del Xperia Z2, incluso incluye un botón circular en el lateral derecho, casi igual al del smartphone de Sony. El modelo blanco recuerda también al frontal del iPhone 5s. No es un problema exclusivo de Huawei, todos los smartphones se parecen ahora demasiado, pero deja entrever un gran punto de mejora de la compañía china: ya saben construir smartphones de diseño, ahora necesitan una identidad propia en ese diseño.

La cámara del Ascend P7 es otra de las sorpresas, especialmente la delantera, con 8 megapíxeles, ideal para autorretratos. Se trata de una lente compuesta por cinco elementos, de apertura f/2,4 y con novedades interesantes como hacer selfies panorámicos o de grupo.

La cámara principal, con sensor de Sony de 13 megapíxeles, y apertura f/2.0, en teoría se debe poder medir a la competencia de gama alta. De momento es pronto para sacar conclusiones, pero las pruebas iniciales apuntan a una calidad de imagen con hueco de mejora, especialmente en situaciones con poca luz. Debajo un par de fotos comparando con la cámara del iPhone 5s:

Ascend P7

iPhone 5s

Ascend P7 (demasiado ruido en la imagen)

iPhone 5s

Puntos débiles: software y rendimiento

Tras casi un día probando el Ascend P7 hay un par de cosas claras. La capa de software de Huawei sobre Android 4.4.4, su Emotion UI 2.3, es bastante smejorable. Menús confusos, iconos poco atractivos, demasiados pasos para llegar a ciertas funciones... es como si uno navegara por una versión más antigua de Android que la 4.4.2. Y es la asignatura pendiente de la mayoría de fabricantes de smartphones chinos: el diseño de software, hacerlo intuitivo y elegante.

Advertisement

El otro aspecto problemático es el rendimiento. El Ascend P7 va un poco más lento de lo que debería ir si realmente quiere enfrentarse con éxito a sus rivales en la gama alta. El teclado que se despliega con un mínimo lag en ciertas apps, la navegación no es 100% fluida entre menús y programas... se nota especialmente al saltar de un Galaxy S5, un HTC One M8 o el Xperia Z2, al Ascend P7.

Todos estos tienen un procesador Qualcomm Snapdragon 801 a 2,3 o 2,5 GHz, mientras que el Ascend P7 incorpora un HiSilicon Kirin 910T de cuatro núcleos a 1,8 GHz. Habrá que probarlo más a fondo, pero de momento la sensación es de una mayor lentitud en el uso.

Debajo puedes ver un breve vídeo del Ascend P7. Es un smartphone que aspira a competir en lo más alto. Con un precio de salida de 449 euros, especificaciones completas y diseño pulido, tiene buenas posibilidades de conseguirlo.