Mientras el nuevo iPhone 5S reinventa el clásico lector de huellas dactilares, una compañía llamada Bionym nos propone una alternativa bastante más futurista: una pulsera capaz de convertir los latidos de nuestro corazón en una contraseña única para todos nuestros dispositivos.

El dispositivo se llama Nymi, y tiene el aspecto de una pulsera cuantificadora como la Nike Fuelband o la Jawbone Up, pero lo que hace es registrar el ritmo característico de nuestro corazón (que, al parecer, es distinto para cada persona) y convertirlo en una contraseña única capaz de desbloquear un smartphone, un tablet, el laptop o incluso un automóvil.

Advertisement

El dispositivo comienza analizando nuestra frecuencia cardíaca y después genera una clave única que se envía de manera segura mediante bluetooth a cualquier dispositivo compatible. La pulsera funciona por proximidad, pero un sensor de movimiento interno permitiría además el uso de gestos para algunas funciones específicas.

El CEO de Bionym, Karl Martin, asegura que la tecnología no es tampoco nueva, pero su aplicación abre las puertas a una forma de seguridad muy cómoda y conveniente ya que siempre la llevamos con nosotros (la pulsera no funciona a menos que su propietario la lleve puesta).

Advertisement

Martin comenta que el reto que tienen por delante en Bionym es lograr acumular una masa crítica de desarrolladores que generen aplicaciones para Nymi. El dispositivo ya está en producción y se puede reservar en su web oficial a un precio de 79 dólares. [Nymi vía FastCodeDesign]