IBM invertirá 3.000 millones de dólares en investigar qué ocurrirá tras la Ley de Moore. ¿Qué pasará cuando los componentes de los procesadores no se puedan miniaturizar más? Es la pregunta que inquieta a investigadores e ingenieros. Desde hace décadas, la Ley de Moore se ha cumplido sin problema, doblando el número de transistores en un chip cada dos años. Hemos llegado a los 14 nanómetros y se llegará a los 7 (el grosor de una célula), pero no se podrá ir más allá. Pura física. ¿Qué vendrá después? ¿Se estancará la informática en ese punto? ¿Saltaremos a la computación cuántica? ¿A otros materiales? IBM se gastará 3.000 millones de dólares en los próximos 5 años en intentar responder a esa pregunta.