Idean una forma barata de hackear un coche con una placa Arduino

Con cada vez más dispositivos conectados en su interior, era inevitable que acabaran ideando una herramienta para acceder a sus funciones y reprogramarlas. Dos desarrolladores independientes españoles, Alberto Garcia Illera, y Javier Vázquez Vidal han ideado un dispositivo basado en Arduino y muy barato que permite hackear coches desde un dispositivo con Bluetooth.

Antes de entrar en modo pánico, hay que comentar que la herramienta no es remota. En otras palabras, no hay que temer que alguien desactive nuestros frenos desde su casa, o desde fuera del coche. El dispositivo debe estar conectado físicamente al puerto OBD del vehículo (el conector general de diagnóstico que suele estar bajo el volante en los coches modernos). La placa funciona sobre la plataforma de conexión CAN, la más habitual en los fabricantes de coches, pero no la única.

La herramienta de hacking consiste en poco más que una placa Arduino equipada con los correspondientes conectores y un regulador de voltaje. La magia del invento está en el software desarrollado por estos dos programadores gaditanos. García Illera y Vázquez Vidal han programado el dispositivo sobre el Protocolo K-Line, muy habitual en coches de 2010 y posteriores, pero comentan que puede ser adaptado con facilidad.

Idean una forma barata de hackear un coche con una placa Arduino

Ambos desarrolladores idearon el dispositivo para poder acceder a la configuración de sus propios coches y ajustar algunos de sus parámetros a conveniencia. En malas manos, sin embargo, la herramienta permitiría desde inmovilizar completamente el vehículo, a activar o desactivar diversas funciones, o introducir cambios en la dirección asistida.

El trabajo de estos programadores fue presentado en el pasado evento Def Con 21 de Las Vegas, pero el vídeo con la presentación (bajo estas líneas) no se ha publicado hasta hace poco. El dispositivo pone de manifiesto la escasa o nula seguridad que tienen los sistemas electrónicos de los coches modernos, incluso aunque haya que acceder al interior del vehículo para vulnerarlos. [DefCon]