El primer Ministro británico, David Cameron, ha anunciado hoy un nuevo plan para combatir la pornografía en internet. La medida más llamativa y radical de este plan es que obligará a los proveedores de servicio (ISP) a filtrar este tipo de contenidos en origen. Los consumidores que no deseen filtro tendrán que identificarse como mayores de edad y solicitar que se desactive esta protección.

La medida se aplicará por defecto a las nuevas conexiones. Los usuarios de conexiones a internet ya existentes serán contactados para que decidan si quieren activar o no estos filtros familiares. Si no responden, los bloqueos de contenido se activarán por defecto. El plan también contempla convertir en delito la posesión de pornografía extrema en la que se simulen, por ejemplo, agresiones sexuales.

Cameron ha instado a los representantes de los principales buscadores a que tomen cartas en el asunto apelando a razones morales. El primer ministro se reunirá en octubre con representantes de Google, Bing y Yahoo para discutir qué medidas toman estos contra la pornografía online. Asimismo, se creará un registro unificado de páginas pornográficas para conocimiento de los cuerpos de seguridad, y el Centro Nacional para la Prevención de la Explotación Infantil y Protección Infantil (NSPCC por sus siglas en inglés) tendrá mayor potestad para examinar el tráfico de redes de intercambio de archivos.

Estas nuevas medidas entran en vigor a finales de este mismo año. Pese al radical discurso de Cameron, documentos de su propio gobierno filtrados a la BBC expresan no pocas dudas sobre su efectividad. Aparte de que los filtros pueden ser desactivados, las medidas del ejecutivo son muy agresivas con una actividad (la industria del porno) que aunque sea de moral dudosa sigue siendo legal. Inglaterra se debate entre los que ven el plan como un paso necesario en la protección de mujeres y niños, y los que creen que el plan del ejecutivo inglés es sólo una maniobra de cara a la galería con poca efectividad real, y que sienta un precedente peligroso de censura y creación de listas de ciudadanos. [BBC y The Verge]

Foto: AP