Los nadadores son uno de los colectivos que más problemas tiene a la hora de elegir gadgets que midan su actividad física, por el simple hecho de que no todos los cuantificadores personales están pensados para soportar el agua. Instabeat es un pequeño dispositivo que pretende ayudar a los deportistas que quieren medir las pulsaciones y calorías quemadas durante sus entrenamientos en la piscina.

Instabeat funciona de manera muy parecida a Google Glass, sólo que de una forma mucho más sencilla. El dispositivo pesa sólo 30 gramos y se sujeta a la correa de las gafas de natación. Una hilera de LED de distintos colores permiten al usuario ver rápidamente qué tal lo está haciendo en el agua. El ritmo cardíaco es leído por un pulsímetro que toma mediciones directamente de la arteria temporal, junto a la sien. Según los promotores del proyecto, este sistema tiene un 97% de precisión.

Instabeat se alimenta de una batería recargable mediante USB. Este mismo puerto sirve para enviar los datos de cada entrenamiento al ordenador. El invento ya va por su séptima versión de desarrollo y finalmente se ha sometido a veredicto financiero popular en Indiegogo. Casi han llegado a su objetivo, así que es de esperar que acaben llegando a las tiendas de alguna manera. Su precio, si os animáis a reservarlas, es de 139 dólares [Indiegogo] [Instabeat] [Vía: GizMag].