Desde que Internet es Internet, su arquitectura de funcionamiento ha sido siempre la misma: ordenadores que se conectan a servidores desde donde se descargan y se transmiten los datos. Pero, ¿y si en lugar de conectar ordenadores a servidores, la descarga de datos se produjera entre equipos individuales? Es justo el concepto que un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) están tratando de desarrollar.

El proyecto se llama Pursuit, y está parcialmente financiado por la Unión Europea. Su objetivo es crear una arquitectura de Internet más rápida y sobre todo, más segura. En lugar de conectarse a servidores centrales y organizar toda la arquitectura en torno a ellos, como ocurre en la actualidad, Pursuit propone descentralizarla y lograr que los ordenadores y equipos individuales sean capaces de recibir, copiar y re-publicar contenido que reciben de otros equipos. Es decir, los ordenadores podría acceder a datos e información de múltiples fuentes a la vez, en lugar de un solo servidor central.

Advertisement

El proyecto suena mucho a la arquitectura P2P, y es porque se basa justo en ella. Pero en este caso los investigadores proponen lanzar esta arquitectura a escala global, de forma que la anterior estructura conectada a servidores, podría sustituirse por otra de equipos conectados entre sí. En definitiva, se trata de eliminar el concepto de la URL de Internet. Su propuesta es que Internet deje de funcionar en torno a URL y pase a funcionar en base a URI (Uniform Resource Identifiers). Estas URIs especificarían dónde se encuentran los datos y qué ruta seguir en la nueva red para encontrarlos y descargarlos.

Según Dirk Trossen, uno de los investigadores del proyecto:

Con nuestro sistema, si alguien cercano a tu ubicación acaba de ver un vídeo o una serie, en el transcurso en el que su ordenador lo obtiene, su equipo republicará ese contenido. Eso te permitirá acceder a ese contenido en su red, además de acceder a él en el servidor original. Contenido muy visitado que millones de personas quieren ver acabaría altamente difundido en la red. Cualquier que haya re-publicado el contenido podría proporcionarte acceso a una parte del mismo. Esencialmente, estamos quitando los servidores dedicados fuera de la ecuación.

Los investigadores aseguran que esta nueva arquitectura sería mucho más segura porque tú podrías controlar quién tiene acceso a la información personal que tú envías. Sin embargo, también hay múltiples obstáculos, entre ellos, el aún escaso poder de computación de móviles y tabletas comparado con los ordenadores, o el enorme reto tecnológico que supondría pasar de una arquitectura a otra.

Advertisement

Sus creadores explican todos los detalles técnicos en la página del proyecto, y lo ejemplifica en un vídeo debajo (en inglés). De momento es pura teoría en desarrollo, pero si algo está claro es que Internet en unos años será muy diferente a lo que conocemos hoy en día. Y la arquitectura que la hace posible no será una excepción. [Pursuit vía PhysOrg]

Foto: Toria/Shutterstock