La vida del grafitero es dura. Normalmente, su arte se fija sobre superficies que no le pertenecen, y cuyos propietarios a veces no son muy proclives al arte urbano. El artista callejero Bob Partington ha dado un paso más hacia el arte ninja con este maletín que deja su huella inadvertidamente allá donde va.

El maletín cuenta con un mecanismo interno que hace que un bote de pintura en spray pase sobre un troquel a elección del autor. Un pequeño botón pone en marcha el mecanismo sin llamar la atención. El invento, está pensado sobre todo para dejar su huella en el suelo, aunque nada impide que funcione sobre paredes.

Advertisement

Independientemente de lo sospechoso que resulta un individuo en camiseta, deportivas y vaqueros paseando un maletín, el invento de Partington es realmente ingenioso. Podéis ver sus primeras pruebas de campo en el vídeo sobre estas líneas. [Bob Partington vía The Awesomer]