Aunque la crítíca ha sido relativamente unánime y beneplácita con los nuevos Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, a la vez que llega el nuevo diseño de ambos terminales vienen también algunos sacrificios. El menos importante: se pierde la resistencia al agua. El más: adiós a la posibilidad de cambiar la batería y de aumentar el almacenamiento por microSD.

La reacción entre ese núcleo duro de fans de Samsung ha sido prácticamente unánime: menudo desastre. Durante años la marca ha favorecido (y se ha vanagloriado frente a la competencia), de ofrecer una experiencia en la que cambiar de batería si se te acaba la principal o ampliar el almacenamiento por defecto del teléfono son las opciones ideales. Y no lo son.

No lo son porque parte de su requisito fundamental, al menos en el caso de la batería, es que la tapa trasera sea extraíble. Eso sólo es posible a costa de los terminales de plástico y la apariencia barata que Samsung ha ido arrastrando durante años hasta los límites de lo absurdo. Su competencia más directa, HTC con los One y Sony con los Xperia, hace años que dejó de complicarse la vida y en su lugar prefirió (con mayor o menor éxito, las cosas como son) enfocarse en otros aspectos como la calidad de los materiales y la experiencia de usuario. HTC es un buen ejemplo en esto último.

Y lo hicieron por el simple motivo de que hay experiencias más interesantes en las que centrarse. Si tienes problemas de batería, puedes encontrar una externa recargable por 20 dólares en Amazon. Si tienes problemas de almacenamiento, la propia Samsung ofrece 1 TB de almacenamiento en OneDrive durante dos años, hasta Microsoft estaba regalando 200 GB hace poco.

La decisión de Samsung, aunque a algunos pese, es la correcta. Su terminal insignia tiene por fin los acabados y los materiales con los que debería haber contado probablemente desde 2012 y eso es gracias, entre otras muchas cosas, a sacrificar esa batería intercambiable y apostar por darle a la línea Galaxy S el mimo y los acabados de un auténtico gama alta.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)