Lo de promocionar un móvil pagándole a un famoso para que envíe un mensaje en Twitter diciendo lo mucho que le encanta está alcanzando cotas bastante cómicas. El último en caer ha sido el 4º mejor tenista mundial en el ránking ATP, el español David Ferrer. ¿Su mensaje ayer en Twitter? "Qué contento estoy con mi nuevo #GalaxyS4, configurando S Health de mi nuevo #GalaxyS4 para ayudarme con mis entrenamientos. @SamsungMobile". Hasta ahí todo bien. Lo malo era lo que aparecía un poco más arriba: "enviado desde Twitter para iPhone". Upppss.

Ander Rodrigo fue uno de los primeros en darse cuenta en Twitter y publicó el pantallazo. Horas más tarde el mensaje fue eliminado, pero el ridículo ya estaba hecho. La cosa duele un poco más por el mensaje en concreto, tratando de promocionar las funciones de software del S4 que, si bien algunas son útiles, para el usuario medio la mayoría pasarán inadvertidas. Queremos smartphones que nos faciliten la vida, no que nos la compliquen.

Por supuesto, Ferrer no ha sido el único en caer. Los últimos casos más sonados fueron los de Oprah Winfrey promocionando el Surface de Microsoft en Twitter, pero enviado en realidad el mensaje desde un iPad. Y la de la "directora creativa" de BlackBerry, Alicia Keys, promocionando el Z10 desde un iPhone.

Advertisement

¿Necesitan más pruebas las marcas para convencerse de que promocionar un gadget de esta manera es una terrible idea? Tiene que haber formas de asegurarse que algo así puede salir bien. De lo contrario, mejor no intentarlo. [vía Ander Rodrigo]

Fotos: AP