Jennifer Lawrence fue una de las primeras afectadas por el sonado robo y posterior distribución online de fotografías de famosas desnudas conocido como Celebgate. Un mes después del incidente, la actriz ha hablado por primera vez del caso y no se ha andado con rodeos: "No es un escándalo. Es una violación".

Lawrence ha comentado largamente el Celebgate en una entrevista para Vanity Fair. Aparte de tachar el incidente de "crimen sexual", ha pedido un endurecimiento de la legislación para este tipo de delitos, y para las páginas web que acogen a los que los cometen. Estas son sus palabras:

Solo por el hecho de que soy una figura pública, una actriz, no significa que deba recibir ese trato. La distribución de esas fotos no viene asociada a mi profesión. Es mi cuerpo, y publicarlas debería ser mi decisión. El hecho de que me priven de ese derecho a decidir es completamente asqueroso. No puedo creer que vivamos en un mundo así.

La distribución de las fotos no es un escándalo. Es un delito de violación que pone de manifiesto la necesidad de una mejor protección legal. Necesitamos cambiar las leyes actuales y cambiar nosotros mismos. Por eso las páginas web son también responsables. No entiendo que alguien pueda ser sexualmente explotado y violado de esta forma, y lo primero que se le pase a alguien por la cabeza es sacar provecho económico de ello. Me supera. No logro imaginar cómo se puede estar tan alejado de la humanidad, tan insensible y muerto por dentro.

Lawrence comenta que el incidente incluso la hizo temer por el futuro de su carrera como actriz, pero no se arrepiente de haberse tomado esas fotografías. Explica que se hicieron en el contexto de una relación sana en la que ella y su pareja estaban alejados durante largos períodos. El caso del Celebgate sigue abierto y está en manos del FBI. La agencia no ha querido hacer declaraciones sobre los progresos en la investigación. [vía Vanity Fair]

Foto: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)