Hasta ahora, en Juego de Tronos, el episodio 9 de cada temporada era el más intenso, mientras que el décimo servía para hacer un balance final de daños. La 5ª temporada de la serie vuelve a romper las reglas y se despide con una auténtica traca final que nos va a dejar muriendo un año. (Ojo, spoilers a continuación).

A continuación analizaremos al detalle el noveno episodio de la quinta temporada de Juego de Tronos. Recomendamos estar al día con la serie antes de leer para evitar spoilers de los acontecimientos del episodio.

El precio de la ambición

Stannnis comienza el día con mal pie. El horrible sacrificio de Shireen parece haber funcionado, pero pronto le llueven las malas noticias. La mitad de sus hombres ha desertado, se ha llevado a los caballos, y su esposa Selyse no ha sido capaz de llevar la carga del asesinato de su hija.

Advertisement

Todos estos malos augurios no parecen calar en el terco Baratheon, que intenta tomar Invernalia de todos modos. A nivel de la historia, Stannis llevaba buscándose la ruina desde mucho antes, y su final no hace sino confirmarse cuando ordena ejecutar a su hija. En este capítulo solo encuentra derrota y una cita fatal con Brienne de Tarth que reclama venganza en el momento más oportuno (o inoportuno si le preguntamos a Sansa).

Todo indica que el actor británico Stephen Dillane solo saldrá en la sexta temporada para un posible epitafio. Nos encontramos, por cierto, a la misma altura que en los libros, donde se referencia la muerte de Stannis y la derrota de su ejército en una carta enviada por Ramsey a John Nieve. Parece que el bastardo más odiado de Westeros no mentía después de todo.

Advertisement

La marcha del Baratheon que más ha logrado sobrevivir nos deja al menos unas excelentes escenas que rezuman derrota y desesperación desde el tono de la imagen a la composición, los estandartes, o las actitudes de los soldados que permanecen fieles al rey. Me quedo con la que contempla Sansa desde el torreón, con los restos del ejército Baratheon siendo literalmente engullidos por las huestes Bolton.

Sansa Stark

El personaje que menos palos se merece de toda la serie sigue recibiéndolos sin tregua. Después de que Brienne de Tarth no esté allí cuando pide ayuda desde la torre de Invernalia, la mayor de los Stark está a punto de pasar a mejor vida a manos (y arco) de la traicionera amante a tiempo parcial de Ramsey. ¿Qué será de Sansa a partir de ahora? Los libros tampoco nos dan una respuesta, sencillamente porque el arco argumental hace ya tiempo que va a su aire en manos de los guionistas de HBO. La última vez que vemos a la heredera de los Stark está en una situación muy precaria, por decirlo finamente.

Arya Stark

Aunque a un ritmo diferente de los libros, Arya prosigue su entrenamiento en la casa del Blanco y Negro. En el camino, nos deja una de las escenas más duras de este capítulo, seguida de una de las más delirantes y extrañas. Maisie Williams se va superando temporada tras temporada, y promete dejarnos unas soberbias interpretaciones en el futuro siempre y cuando Martin no decida poner fin a la carrera de Arya antes.

No parece probable. Por la forma de tratar conceptos como la moral y las consecuencias que tiene el escritor, Arya no morirá hasta que no haya perdido completamente su humanidad, y cuando llegue ese día la lista de cadáveres a sus espaldas será muy larga.

Jaime Lannister

A mi juicio, este es uno de los arcos narrativos más flojos de esta temporada, y no entiendo por qué los guionistas de HBO han hinchado tanto una parte de la historia que en los libros no tiene la más mínima importancia, al menos de momento. Quizá era una cuestión de no liar tanto las cosas en el norte, aunque sospecho que toda la historia de Dorne solo buscaba rentabilizar el cariño del público por el fallecido príncipe Oberyn, y de paso por el simpático sinvergüenza de Bronn, cuyo papel en los libros es testimonial. Lamentablemente, las hijas de Oberyn y el resto de dornienses no parecen haber heredado el carisma de la Víbora Roja. El resultado es un aburrido impasse de intrigas palaciegas descafeinadas.

Advertisement

Afortunadamente, HBO tampoco nos da tregua en este frente. Cuando parecía que esa iba a ser una de las líneas que al menos terminaría tranquila, un giro completamente inesperado augura más guerra y más sufrimiento, tanto para la casa Martell como para los Lannister. La jugada es buena, pero me pregunto hasta dónde pensarán llevar el suceso en HBO.

Khaleesi y compañía

Después de la increíble escena que nos regaló el capítulo anterior, la historia de Daenerys es la única que queda más o menos sosegada. Suena un poco surrealista, pero nunca imaginé que el reencuentro entre un enano y un eunuco llegara a emocionarme. Gracias, HBO.

Advertisement

En cuanto a la propia Daenerys, aún le queda un largo camino por delante. Parece que por fin ha entendido que los dragones son parte de su destino y que no será nada hasta que aprenda a controlarlos debidamente. Lo mismo se aplica a los Dothraki. De nuevo, la serie nos regala una de las escenas más bonitas de toda la temporada, con una coreografía de caballos impecablemente mejorada con CGI. Llegados a este punto, podemos criticar Juego de Tronos por muchas cosas. Podemos incluso decir que esta quinta temporada ha sido la más decepcionante (no opino eso en absoluto), pero es innegable que estamos ante una de las series más espectaculares y con más calidad técnica que hay ahora mismo en la televisión. Escenas como esta, y como la que vamos a comentar a continuación son la prueba.

Cersei Lannister

No se por donde empezar con esta escena. Es muy larga, demasiado, pero no es una cuestión de tiempo, sino de incomodidad. El tiempo pasa asquerosamente despacio mientras saboreamos la bilis de ver la caída en desgracia de uno de los personajes más odiados. Cersei se merece todo lo que la ha pasado. A lo largo de cinco temporadas, se ha ganado nuestro desprecio a pulso, y sin embargo...

Advertisement

Los últimos minutos del angustioso paseo de Cersei por las calles de Desembarco del Rey nos muestran como la orgullosa y cruel reina madre acaba rompiéndose, despojada de toda su dignidad y apaleada moral y físicamente. En el centro de este huracán de sentimientos encontrados están los ojos de Lena Headey, que se comen la pantalla. La escena no ha tenido que ser nada fácil para la actriz. La última mirada de Cersei revela que, aunque herida, la madre de los Lannister no está ni mucho menos vencida, y ahora tiene una nueva arma con la que cobrarse su venganza. En Desembarco del Rey va a correr mucha sangre la próxima temporada.

El otro intérprete que destaca en el paseo de Cersei no es ninguna persona, sino la propia Dubrovnik. La ciudad croata es una de las localizaciones fijas de la serie, y los tortuosos y empinados callejones de su casco antiguo son el remedo perfecto de Desembarco del Rey. Incluso con el lógico trabajo de CGI, Dubrovnik tiene personalidad propia en esta escena. Los que hayáis estado allí sabréis reconocer el magnífico trabajo de composición y cámaras que ha hecho David Nutter, el director del episodio (conocido también por dirigir la infame boda roja). No es nada fácil rodar planos generales en ese lugar. Simplemente no hay suficiente espacio.

Por cierto, y como curiosidad, Lena Headey tiene varios llamativos tatuajes en la espalda. En algunos planos cercanos se los han borrado con CGI, pero como nos apunta teban, en los planos generales no ha hecho falta porque resulta que el cuerpo desnudo de Cersei que se ve en esta escena no es el suyo, sino el de una doble. La razón que apuntan en Blastr es que la actriz estaba embarazada en ese momento del rodaje.

Samwell Tarly

Es uno de los personajes más queridos por todos, y ya era hora de que a alguien le salieran las cosas medianamente bien. El único amigo que le queda a John Snow parte hacia el sur, a la Ciudadela de Antigua, para entrenarse como Maestre y sustituir al fallecido Aemon Targaryen. Buen viaje Sam. Esperamos que llegues bien.

La gran incógnita: John Snow

Llegamos al final con el bueno de John Snow. La serie se ha puesto a la altura de los libros con una escena que rompió el corazón de muchos lectores hace ya varios años. Apuñalado por sus propios hombres que le acusan de traidor, nadie sabe si John Snow está definitivamente vivo o muerto, pero hay dos indicios que nos llevan a creer que el bastardo de los Stark aún tiene mucho que decir. El primero es la conveniente aparición de Melissandre, sacerdotisa del fuego. Los de su clase no solo usan magia de sangre para invocar espíritus asesinos. También son capaces de resucitar muertos. Thoros de Myr ya lo hizo con Beric Dondarrion tras su combate contra Sandor Clegane, y ni siquiera era la primera vez.

Los muertos y los resucitados van a tener un papel importante en la próxima temporada. El segundo indicio de los dos que hablábamos es un guiño cuando la acción pasa directamente de Sir John Strong (La montaña, resucitada como guardián no muerto) a John Snow.

Advertisement

Luego está toda la subtrama de Lady Corazón de Piedra (Si no sabéis quién es, no busquéis su nombre en Google porque es un spoiler enorme). Muchos se han quejado de que este personaje no aparezca en la serie, pero con todos los cambios en las tramas de Brienne de Tarth y la guerra en el norte probablemente no tenía mucho sentido sacarla todavía. Quizá lo haga la próxima temporada. Lo único claro es que Juego de Tronos echa el telón con una tonelada de preguntas, varios personajes en peligro mortal (si no muertos directamente) y un montón de cambios. Los libros ya no son de ninguna ayuda como referencia, y solo Martin y los guionistas de HBO saben qué viene ahora. Que los siete nos pillen confesados.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)