La séptima temporada de Juego de Tronos ya ha finalizado, y aunque estuvo llena de momentos emocionantes y batallas épicas, también tuvo algunos fallos argumentales y de narrativa. Uno de ellos sucedió en Invernalia, y la serie eliminó una escena que lo solucionaba.

Más allá de las inconsistencias espacio-temporales de los viajes que hacían los personajes, y los cuervos más rápidos que los mensajes de WhatsApp, la historia de Sansa y Arya en Invernalia fue otro de los grandes fallos de la temporada. Las dos hermanas estaban envueltas en una pelea que casi termina en una de ellas muerta, para que al final nos dijeran que todo fue un engaño y en realidad estaban manipulando a Meñique.

Advertisement

Todas las conversaciones incómodas entre Arya y Sansa, y las aparentes amenazas de muerte de una hermana a la otra, fueron “fingidas” para engañar a Petyr Baelish, o eso es lo que nos quiere hacer creer la serie. Sin embargo, originalmente había una escena que lo explicaba todo, y tenía sentido.

Isaac Hampstead-Wright, el actor que interpreta a Bran, comentó en una entrevista con Variety una escena que grabaron y eliminaron de la serie, la cual daría una buena explicación al repentino juicio de Meñique:

“Nosotros grabamos una escena que no llegó a la versión final del episodio, una bastante corta en la que Sansa llega a la habitación de Bran y le dice ‘necesito tu ayuda’, o algo así. Básicamente, Sansa recordó que tenía un sistema de cámaras de vigilancia humano a su alcance y que podría ser buena idea hablar con su hermano antes de matar a su propia hermana. entonces se encuentra con él y Bran le dice todo lo que necesita saber, y ella dice ‘¡Oh, mierda!’”

Como comenta Hampstead-Wright, originalmente era Bran quien le explicaba a Sansa que estaba siendo engañada por Meñique para matar a su propia hermana, y le contó todas las maldades que había hecho Baelish, incluyendo el asesinato de su tía y la conspiración para matar a su padre.

Advertisement

Los responsables de la serie podrían haber elegido eliminar esta escena para así intentar sorprendernos en el último momento, justo cuando creíamos que Sansa iba a condenar a Arya. O quizás, para que no se entendiera como que las dos hermanas Stark todavía se dejan manipular y cayeron en el juego de Meñique.

De cualquier forma, es imposible que ellas siempre hayan estado trabajando juntas, especialmente durante esa escena en la que se enfrentan en la habitación de Arya porque Sansa encontró sus “rostros”. ¿De qué servía esa conversación tan tensa y amenazadora si Meñique no estaba cerca para presenciarla? Haya sido por Bran o lo hayan descubierto ellas solas, es bastante posible que no hayan descubierto el plan de Meñique sino hasta el final, posiblemente en esa última reunión que Baelish tuvo con Sansa. [vía Variety]