Foto: Paul

A los niños les gusta el zumo de frutas, y desde luego es mejor un jugo que un refresco, pero eso no significa que sea un alimento especialmente saludable. Tras años recomendando zumo como suplemento para la dieta infantil, la Academia Americana de Pediatría ha dejado de hacerlo.

No es que pase nada malo con el zumo. La razón para dejar de dárselo a los niños pequeños es puramente nutricional. El zumo o jugo de frutas es un alimento comodín en la bolsa de trucos de muchos padres. Es rápido y limpio de consumir, y a los niños les gusta por su sabor dulzón. Sin embargo, el documento hecho público por la asociación explica que no debe sustituir a la fruta natural completa en ningún caso, ni siquiera aunque se trate de jugo natural hecho en casa.

Desde el punto de vista nutricional, el jugo de frutas es agua y azúcar. Carece de la fibra que tiene la fruta entera, y su contenido en azúcares es tan elevado que a menudo supera la tasa recomendada y aumenta en exceso la ingesta de calorías y los casos de caries dental. Para agravar la cuestión, los carbohidratos de los jugos de fruta no se absorben bien, lo que, contra la creencia popular, agravan la diarrea infantil en lugar de hacerla remitir. En niños más mayores (de 7 a 18 años) hay estudios que relacionan la ingesta de más de una taza al día de zumo con mayores índices de obesidad.

Advertisement

La Academia Americana de Pediatría concluye el documento con las siguientes recomendaciones sobre la cantidad máxima de jugo de frutas que podemos dar a los más pequeños:

  • Menos de 1 año: Nada de zumo
  • Entre 1 y 6 años: 118 mililitros al día (media taza)
  • Más de 7 años: 236 mililitros al día (una taza)

Con todo, la recomendación es dar a los niños agua abundante para mantenerlos hidratados, y sustituir los zumos de fruta por piezas de fruta entera o troceada. No pasa nada por darles zumo (mejor natural si es posible), pero no es un alimento tan sano como parece y es mejor dosificarlo o usarlo como golosina de premio, no como suplemento a la dieta. [vía Academia Americana de Pediatría]