Los seres humanos no hemos vuelto a poner los pies en la luna desde 1972, fecha de la última misión Apolo, pero hay muchas buenas razones para volver a intentar este viaje. La Agencia Espacial Europea ya está en ello y ha anunciado un plan con el objetivo de establecer una base habitada permanente para 2030.

Según un post publicado en la propia web de la ESA, las primeras misiones para lograr este objetivo darán comienzo en 2020 y serán no tripuladas. Antes de que ningún astronauta pise nuestro satélite de nuevo, lo harán varias sondas robóticas controladas desde la Tierra que prepararán el camino a una eventual colonización.

Advertisement

La ESA no ha ofrecido muchos detalles sobre el plan, pero sí que no incluye solo a la agencia europea. El primer lanzamiento, previsto para 2020, servirá para probar un nuevo sistema de aterrizaje seguro llamado PILOT, y posará la sonda rusa Luna 27 sobre la superficie lunar. El alunizaje tendrá lugar en el polo sur, un área muy poco explorada del satélite de la que se tomarán muestras mediante perforación del terreno.

La razón para explorar el polo sur lunar es porque en sus colinas hay un suministro constante de luz solar y está alejado de las interferencias de radio provenientes de la Tierra. Eso lo convierte en el lugar ideal para construir una futura base lunar. Si las primeras prospecciones confirman la cantidad suficiente de moléculas de agua, también sería posible (hipotéticamente) separar las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno, y producir combustible para naves.

Sponsored

La razón para todo esto en palabras de la ESA no es otra que acceder a una posición privilegiada desde la que explorar el cosmos y preparar la exploración de otros planetas empezando por Marte. Este vídeo elaborado por la ESA pasa revista a todas las posibles alternativas de exploración de la próxima década. [ESA vía Wired]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)