Conducir una ambulancia en una ciudad con mucho tráfico es un problema: para quien la conduce, pero sobre todo para quien su vida depende de que llegue un minuto antes o después. En la ciudad de Guayaquil, la más grande y poblada de Ecuador, han probado un curioso sistema para abrirse paso entre el tráfico: infiltrarse en las radios de los coches en un kilómetro a la redonda para pedirles que se retiren a un lado y dejen el carril central libre.

De momento se trata solo de una prueba y está por ver si se instalará como una solución estable. La agencia creativa Maruri Grey propuso a la Asociación Ecuatoriana de Radio (AER) y a la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados equipar las ambulancias con antenas de baja frecuencia para interceptar las emisoras AM y FM en un radio de 1 kilómetro. Si los conductores delante de la ambulancia tienen la radio conectada, oyen un mensaje avisándoles de la aproximación de una ambulancia y pidiéndoles que se retiren a un lado para dejar paso.

Advertisement

Por supuesto, los coches más cercanos a la ambulancia oyen la sirena y reaccionan, pero los que están a un kilómetro, no tanto. Los responsables de la prueba aseguran que lograron reducir los tiempos de respuesta en un 40%. Lo malo: no todo el mundo lleva hoy en día puesta la radio en el coche y está por ver la efectividad de las antenas para interceptar solo las radios de los coches delante y no los del carril de al lado. Aún así, genial iniciativa. [Maruri Grey vía Behance]