Desde su anuncio en el año 2011, Project Cars se convirtió en uno de los juegos de carreras más esperados por todo amante del género. Prometía ser “el simulador definitivo”, y no cumplió esa promesa. No solo eso, a apenas un mes de su lanzamiento, ya han anunciado su secuela, Project Cars 2, y el público está molesto.

Y es que Project Cars retrasó su lanzamiento una cantidad casi infinita de veces, hasta que por fin salió a la venta a mediados del pasado mes de mayo. ¿Acaso no es un poco apresurado el anunciar una secuela tan rápido? Quizás no, tomando en cuenta que la harán a través de, cómo no, crowdfunding.

Advertisement

O quizás sí, dado que vaya que el público está molesto con el anuncio. Muchos alegan sentirse engañados y ofendidos por el anuncio, tomando en cuenta que la primera entrega está incompleta en cuanto a contenido, y aún siguen desarrollando expansiones pagas (es decir, DLC) para este juego.

Yo, sencillamente, no entiendo qué tipo de estrategia es esta ni cómo la justifican. El público, sencillamente, no está interesado en entender.

“Gran Turismo 7 por favor ven a salvarnos.”

“¿Es esto una broma?”

“Esto tiene que ser una broma. Tuve que verificar que hoy no fuera el día de los inocentes. El primer Project Cars es un desastre lleno de fallos imposible de jugar.”

“No puedo hacer más que reírme.”

“Qué vergüenza chicos, qué vergüenza. Todo sea por el dinero.”

Y como estos, muchísimos más. Puede que los gráficos de Project Cars fueran excepcionales y muy realistas, pero la calidad del juego en cuanto a jugabilidad fue mediocre, además de estar lleno de fallos y bugs molestos. Su ambición de ser el “simulador perfecto” simplemente no se hizo realidad.

Advertisement

Y ahora, cuando la versión actual del juego aún es un caos de fallos y errores que tienen que corregir (sobre todo en su versión para PC), van y anuncian una nueva entrega. No es de extrañar que la gente esté tan molesta e indignada.

Finalmente, en su campaña de crowdfunding, que la están haciendo a través de la plataforma World of Mass Development, piden desde 45 dólares por una copia en digital del juego, hasta unos 11.000 dólares por el juego y “la oportunidad de conducir un Ferrari 458 Spider, además de cenar con el equipo de desarrollo”. Aunque conducir este auto debe ser genial, no me imagino qué le diría alguno de los responsables de los tweets anteriores a los desarrolladores en esta cena. [vía Kotaku]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)