Imagen: Andrew Singer

La wifi no se lleva bien con la carne humana. Las señales de radiofrecuencia de los implantes médicos tienen dificultades para atravesar el tejido blando, y aumentar su potencia podría ser peligroso. Ahora un grupo de investigadores ha dado con una nueva solución que ofrece un ancho de banda de 30 Mbps.

La han apodado “meat-comms” (comunicaciones por carne) y tiene un gran potencial en el terreno de la biomedicina. En lugar de antenas de radio, meat-comms utiliza transductores de ultrasonidos para realizar la conexión inalámbrica a través de la propia carne. Según un estudio disponible en arXiv.org, este sistema puede ser mil veces más rápido que el de los implantes médicos actuales, que emiten a 50 kilobits por segundo por el ruido y las limitaciones propias de la radiofrecuencia.

Advertisement

Advertisement

Andrew Singer —de la Universidad de Illinois— llevaba años diseñando sistemas comunicación por ultrasonidos para la Marina de Estados Unidos, y tenía la sospecha de que una aproximación similar podía funcionar con el cuerpo humano. A través del océano, estos métodos tienen unas tasas de transferencia muy bajas (del orden de 1-10 Kbps), pero en distancias cortas, de pocos centímetros, pueden ofrecer un caudal de datos de 120 Mbps.

Los investigadores lo han probado con éxito a través de lomo de cerdo e hígado de ternera. Consiguieron señales digitales de hasta 30 megabits por segundo. “Puedes usar Netflix a través de la carne de cerdo”, comenta Singer. Pero hay aplicaciones más interesantes que ver Daredevil desde un marcapasos.

Las posibilidades de una conexión así van desde actualizar periódicamente el software de un implante médico hasta hacer endoscopias que emitan vídeo en HD directamente a un tablet o un portátil. El equipo de Singer también piensa en redes inalámbricas dentro de nuestro cuerpo, “para que el estómago pueda compartir información con el hígado, por ejemplo”. Por ahora, esa idea sigue en el ámbito de la ciencia-ficción.

Sponsored

[arXiv vía New Scientist]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.