Como cada año desde 2005, la Fundación Británica del Corazón pone en marcha su concurso Reflections of Research. Se trata de un certamen en el que se premian las mejores imágenes científicas sobre cardiología del año creadas por los investigadores de los proyectos de investigación que financian. A continuación los ganadores de la edición 2013.

El corazón roto

En esta imagen vemos la estructura de un corazón en 3D perteneciente a un ratón adulto. Fue creada por Gillian Gray, Megan Swim y Harris Morrison mediante la técnica conocida como Tomografía de proyección óptica. Gracias a este tipo de imagen los científicos pueden estudiar mejor los daños causados por ataques al corazón.

Desarrollo detenido

Aunque pueda parecer la foto de parte de un cerebro bajo los efectos del LSD no lo es. Se trata de una vista frontal del corazón en formación de un pez cebra de dos días de edad realiza por Jana Koth. Las manchas verdes son células del músculo del corazón, y las azules y verdes los componentes que forman dichas células.

Recursividad cardíaca

De corazones reales a células que se parecen a corazones: la instantánea, de Andrew Cobb, muestra el núcleo con forma de corazón de una célula del músculo liso vascular. Son las encargadas de formar los vasos sanguíneos y normalmente no tienen esa forma. Las motas verdosas indican daños en el ADN, lo que podría haber provocado que mutara en forma de corazón.

El peligroso colesterol

Paradójicamente la preciosa imagen, de Yichuan Wen y David Leake, revela algo potencialmente mortal: las conocidas como células de espuma, que son células del sistema inmunitario rodeadas de grandes cantidades de una sustancia grasa, por lo general colesterol -en la foto aparece en color blanco brillante-. Dichas células son parte del origen de la aterosclerosis que a su vez puede llevar a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Fuego en el corazón

En este caso estamos viendo una imagen tomada por William Moody, mediante resonancia magnética, del corazón de un donante de riñón. En base a este tipo de técnica los científicos pueden detectar de forma temprana indicios de daño en el corazón, que aquí podrían haberse producido a causa de donar el riñón.

Imágenes: British Heart Foundation