Mientras en muchos países aún estamos en invierno, en Australia lidian con lo más duro del verano. Este año, las temperaturas son tan altas que están dejando un macabro paisaje a su paso: árboles con decenas de murciélagos gigantes muertos colgando de sus ramas.

El murciélago gigante australiano o zorro volador forma parte de un suborden de murciélagos que llegan a medir un metro de envergadura en las alas. Las temperaturas sostenidas de más de 45 grados en zonas como Singleton están matando de calor a estos mamíferos.

El parte meteorológico de estos días en Australia, con temperaturas de 38 a 46 grados celsius. Foto: Oficina de meterología

Algunos mueren mientras aún duermen colgados de las ramas y el rigor mortis los mantiene ahí, como si fuera un árbol de navidad salido del infierno. Otros caen al suelo. Diversas fotos y vídeos subidas a redes sociales durante el fin de semana atestiguan la gravedad del problema. El zorro volador es, además, una especie amenazada.

Las autoridades se afanan en retirar los murciélagos de los árboles y piden a los vecinos que no toquen a los cadáveres porque a veces son portadores de enfermedades transmisibles al ser humano. Para empeorar las cosas, el este del país está sufriendo una de las peores olas de incendios que se recuerdan [vía ABC News Australia]

Advertisement