Conoces el planteamiento. Hay un tranvía fuera de control. A cien metros, cinco personas atadas a la vía por un psicópata malvado. Si pulsas un botón, el tren cambiará de recorrido y se salvarán; pero matarás a otra persona atada a esa otra vía. ¿Qué haría un niño de dos años ante este experimento filosófico?

El dilema del tranvía es un tema habitual en las clases de E.J. Masicampo, un profesor de psicología de la moral. Así que decidió probar con su hijo y compartir el resultado en YouTube. La solución del niño —brutal, perfecta y un tanto anárquica— no ha tardado en hacerse viral por las redes sociales:

“Oh-oh”. [Mashable]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.