El pasado fin de semana la aerolínea British Airways sufrió un fallo técnico que afectó a cientos de vuelos y dejó varados en tierra a más de 75.000 pasajeros. La compañía ya ha descubierto que fue lo que sucedió: un empleado desenchufó un servidor por accidente.

Un contratista llevaba a cabo tareas de mantenimiento en el centro de datos y servidores de la compañía desconectó por accidente el suministro de energía de uno de los servidores, lo que ocasionó la caída de la plataforma. Docenas de vuelos de la aerolínea desde los dos aeropuertos de Londres se vieron afectados por el error, y el hecho de que el fallo se produjera durante un fin de semana de fiestas regionales hizo que el problema fuera aún más grave.

Advertisement

La compañía está llevando a cabo su investigación al respecto y hasta ahora lo consideran un error humano. Actualmente se habla de más de 100 millones de euros en pérdidas, 60 millones de los cuales estarán dirigidos a compensar a los pasajeros afectados.

Casi todos los vuelos de la aerolínea fueron cancelados por 24 horas. Se desconoce si el responsable de haber apagado la fuente de alimentación de uno de los servidores de la compañía lo hizo de manera deliberada, o fue simplemente un error. De ser lo último, parece una de esas cosas que solo suceden en las películas, y la gracia le ha salido muy cara a la aerolínea. [The Times vía Verge]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.