La Fuerza, esa misteriosa energía de la que extraen sus poderes los caballeros Jedi, es uno de los elementos más fascinantes de Star Wars. En el mundo real no podemos levantar objetos enormes con la mente, pero hay algunos trucos Jedi que sí son posibles. Tan solo hace falta conocer las técnicas adecuadas.

El canal Neuro Transmissions, que explora el mundo del cerebro, ha dedicado todo un capítulo a la ciencia detrás de los poderes que los Jedi usan para manipular a otras personas. Hay algunas situaciones que podrían darse en el mundo real. Un ejemplo de ello es la famosa escena en la que Obi Wan Kenobi convence a un stormtrooper de que esos no son los droides que está buscando.

Cuestión de sugestión

Aparte de mover la mano muy teatralmente, Obi Wan mira de forma intensa a los ojos al soldado de asalto. En la vida real, el Jedi está utilizando a su favor la sugestión. La sugestión juega con las expectativas de respuesta que tiene una persona.

Advertisement

Cuando estamos esperando que algo salga de una determinada manera, nuestro comportamiento se orienta ya hacia ese resultado. En el caso anterior, el stormtrooper está cansado y probablemente muy acalorado dentro de esa armadura. Lleva todo el día buscando a los malditos droides sin éxito y no espera encontrarlos. Ben Kenobi solo refuerza esa idea con las palabras adecuadas y una actitud muy decidida.

Y de autoridad

Otro ejemplo de esta sugestión es cuando Luke se cuela en el palacio de Jabba el Hutt y convence a su mayordomo, Bib Fortuna, de que lo lleve ante su maestro. De nuevo, no hay poderes de la Fuerza aquí, sino sugestión bien aplicada junto a una buena dosis de autoridad. Como explican en Neuro Transmissions, en esta ocasión Bib se toma unos instantes para procesar la orden. El mayordomo conoce a Luke, y probablemente está sopesando qué ocurriría si se niega a acatar la orden del Jedi.

En el mundo real, se realizó una prueba conocida como el Experimento Milgram en la que se hizo creer a una serie de sujetos que estaban aplicando descargas eléctricas cada vez más fuertes sobre una persona. La mayoría de ellos siguieron haciéndolo pese a que iba en contra de sus principios morales simplemente porque una figura de autoridad se lo ordenaba.

Técnicas de manipulación psicológica

Si hay un personaje de Star Wars que es todo un maestro en jugar con la mente de las personas, ese es Palpatine. El emperador parece dotado de un poder del lado oscuro contra el que no se puede luchar, pero en realidad es un manipulador. La escena en la que trata de atraer a Luke al lado oscuro al final del Retorno del Jedi es todo un manual al respecto. Estas son algunas de las técnicas que utiliza:

Disfrazar motivaciones de altruismo

Palpatine libera amablemente a Luke de sus esposas, pero en realidad no cree que el joven Skywalker sea ninguna amenaza. Es más complicado resistirse a una persona que parece obrar en tu beneficio.

Apelar a las emociones en lugar de a la lógica

Las respuestas emocionales son más rápidas y es mucho más probable que nos lleven a tomar decisiones contra la lógica. El emperador usa esta técnica todo el rato cuando trata de hacer que sus víctimas se enfurezcan. Para ello recurre al sentimiento de culpabilidad (hacer creer a Luke que es quien ha atraído a sus amigos a una trampa) o al miedo (repetir que van a morir todos sus amigos).

Leer el lenguaje corporal

Para poder ejecutar todos estos trucos es preciso ser hábil leyendo el lenguaje corporal. Saber cuándo la otra persona se está poniendo nerviosa o furiosa para colocar el comentario justo en el momento apropiado.

Entender las motivaciones

Cerramos con la técnica “Jedi” ma´s importante de todas, una para la que se requiere perspicacia. Para manipular bien la mente de otros es preciso conocer qué los motiva a actuar. Por supuesto, cuánto más inteligente sea nuestro interlocutor, más difícil será tratar de nublar su juicio. Eso por no mencionar que convertirse en un manipulador implica desprenderse de una buena dosis de humanidad y empatía. Por algo lo llaman en lado oscuro de la Fuerza. Este es el vídeo completo (en inglés). [vía Neuro Transmissions]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)