Atrás quedaron los días en los que, para simular una explosión, se hacía explotar algo de verdad. Los efectos especiales en el cine son cada vez mas espectaculares y realistas, y eso es únicamente gracias a la ciencia.

Como no se puede hacer explotar toda una ciudad para rodar una escena, hay que construir la deflagración digitalmente. Theodore Kim, de la Universidad de California, explican el complejo algoritmo que él y su equipo han creado para dar vida a explosiones masivas que hemos visto en films como Iron Man 3 o Super 8. La primera vez que se utilizó el algoritmo fue en Monsters Vs Aliens, en 2009 (foto de portada).

El secreto de esa fórmula son las turbulencias. Cuando algo muy pequeño se quema o explota genera chorros de humo que se retuercen formando remolinos. Sin embargo, cuando el objeto que hace explosión es muy grande, lo que tenemos son remolinos enormes de fuego y humo que interactúan con otros más pequeños. La cantidad de potencia de cálculo para emular este efecto en fluidos generados por ordenador es sencillamente demasiado grande.

Para tratar de simplificar la manera de generar este efecto, Kim y su equipo creó un algoritmo al que llamaron Wavelet Turbulence. La fórmula genera grandes remolinos de fluido y los combina con miles de pequeños remolinos que le dan el aspecto real.

Advertisement

La clave del algoritmo es lograr que los pequeños remolinos solo se formen sore la zona en la que hay grandes turbulencias de fluido y que, además, todos ellos fluyan al unísono.

La última pieza del puzzle es un código adicional que hace que los remolinos fluyan y se unan a otros, se dividan en otros más pequeños o permanezcan exactamente igual de manera aleatoria. El resultado son explosiones tan realistas como las que podéis ver en este vídeo. [vía Universidad de California]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)