Imágenes: The New England Journal of Medicine

No se me ocurre peor manera de arruinarte el viernes que con esta imagen, la de un cirujano extrayendo un gusano de dos metros por la boca de un hombre de 48 años. O quizá sí: podría haber puesto un GIF.

Los detalles de la operación fueron publicados por la revista New England Journal of Medicine. Tuvo lugar en el Hospital del Hígado y Ciencias Biliares de Nueva Delhi, en la India. Y lo que parece un tallarín pasado de cocción es en realidad una Taenia solium, mejor conocida como “lombriz solitaria”.

Advertisement

El paciente acudió al médico por un ligero dolor abdominal que llevaba pesándole dos meses. Una colonoscopia reveló la presencia del parásito en sus tripas y una posterior endoscopia (una cámara introducida con un tubo en su estómago) confirmó que el intestino también estaba infestado.

El paciente se sometió entonces a la operación, que duró una hora y quince minutos y quedó registrada en vídeo para los anales de la ciencia. Los cirujanos extrajeron la tenia con un fórceps a través de la boca del hombre, convenientemente sedado. “No teníamos ni idea de la longitud del gusano”, dijo a la CNN un médico que participó en la cirugía. “Seguía saliendo”.

Advertisement

Advertisement

La Taenia solium puede llegar a medir ocho metros de largo y es capaz de producir entre 50.000 y 60.000 huevos, que se eliminan con las heces. No suele crear síntomas, pero puede causar quistes en el cerebro y en los músculos (cisticercosis humana) que en los casos más graves derivan en convulsiones y accidentes cerebrovasculares.

Los hospederos originales del parásito son los cerdos, pero las personas podemos contagiarnos al entrar en contacto con las heces del animal o comernos su carne cruda o mal cocida cuando está infestada de huevos.

Los médicos recomendaron al hombre y su familia tomar medicamentos antiparasitarios durante seis meses, cocinar bien el cerdo y evitar en general los lugares con saneamiento deficiente.

[The New England Journal of Medicine vía The Verge]