La Comisión Europea ha hecho formal su acusación contra Google de abuso de posición dominante con Android y de llegar a acuerdos que violan las leyes antimonopolio de la Unión. Además avisa: las multas pueden llegar a ser millonarias.

El origen de la acusación radica en los acuerdos que, según la Comisión, Google ha realizado durante los últimos años con diversos fabricantes de teléfonos y tablets exigiendo que en ellos vaya preinstaladas aplicaciones de la compañía como Google Search y Chrome, al tiempo que Google.com aparece como buscador predeterminado en el sistema.

A cambio de preinstalar dichas aplicaciones y de que establecer su buscador por defecto Google otorga a dichas compañías ciertas licencias necesarias para obtener aplicaciones propietarias, ofreciendo también “incentivos financieros”.

Advertisement

Hay más: Google también impide que dichos fabricantes utilicen sistemas operativos de la competencia basadas en AOSP, Android Open Source, la variante de código libre del sistema. La Comisión cree que dichas operaciones consolidan su posición dominante pero que además afectan a la posibilidad de otros sistemas y otros navegadores móviles para competir con Google Chrome. [European Comission]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.