Es la tarjeta de visita más sofisticada que hemos visto nunca. Esta pequeña obra de ingeniería basada en una placa Arduino incluye su propia batería, altavoz, controles y una pantalla OLED de 64 píxeles con la que jugar al Tetris durante nueve horas. Y todo en solo 1,6 milímetros de grosor. Cuando se la entregues a alguien hay algo seguro: nunca te olvidarán.

El dispositivo tiene el tamaño de una tarjeta bancaria, se llama ArduBoy, y es obra del diseñador Kevin Bateske. El mayor problema a la hora de construir este videojuego extraplano ha sido cómo albergar los componentes en la placa sin afectar a su grosor. Bateske ha optado por una solución bastante ingeniosa: perforar la placa en diferentes lugares para hacer huecos para cada pieza.

Tras crear el prototipo, Bateske quiere desarrollar ahora un modelo más avanzado y publicar sus planos y especificaciones. Para ello necesita una licencia de software Cad Eagle, y se está planteando llevar la cuestión a una web de crowdfunding. De momento, podéis seguir los pasos de este inventor en su página web, y ver una demostración de Arduboy en el vídeo bajo estas líneas. [Kevin Bateske vía BradsProjects]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)