Motorola no sólo prepara un teléfono creado en estrecha colaboración con Google. En su laboratorio están ensayando diferentes prototipos que un día podrían llegar a cambiar nuestras vidas. Son ideas y conceptos que aunque pueden funcionar, aún no están listos para el mercado de consumo. Buena parte de los esfuerzos se dirigen, por supuesto, a complementos de electrónica que puedan llevarse en el cuerpo o incluso "dentro" del cuerpo.

Motorola, por ejemplo, está investigando con diferentes tatuajes electrónicos capaces de activarse por radiofrecuencia. Para la compañía, este tipo de productos se integrarán mejor en la vida cotidiana que unas gafas o un reloj, más fáciles de perder o que pueden no ser del agrado de todos los usuarios.

Pero tal vez lo realmente sorprendente sea el sistema de identificación mediante pastillas, una tecnología que podría acabar con los sistemas de identificación biométrica y las contraseñas. Se trata de una pequeña píldora con un pequeño chip que se activa una vez entra en contacto con los jugos gástricos. El chip emite una señal de 18 bits que puede utilizarse como identificador único. [Wired]