La cotización de Bitcoin, disparada

La moneda virtual y cifrada Bitcoin cotiza ahora mismo en su máximo histórico, casi 60 euros por cada Bitcoin. El desencanto con la situación económica de Chipre y una mayor exposición de los medios la están convirtiendo en una seria alternativa de inversión para muchos y el limitado número de unidades en circulación hace que su precio fluctúe con fuerza.

Sólo en España el interés por la moneda, por ejemplo, se ha doblado en los últimos días. Aplicaciones como Bitcoin Gold, Bitcoin Ticker y Bitcoin App han visto aumentar de forma significativas el número de descargas en el país, según ha descubierto la web BGR.

La cotización de Bitcoin, disparada

¿Qué es bitcoin?

Para muchos esta moneda es aún una gran desconocida. Desde el abandono del “patrón oro” los países emiten moneda basándose en lo que se conoce como sistema fiduciario. Una entidad (Banco Central) emite una cantidad de dinero considerando la capacidad de producción y recursos naturales de un país o, visto de otra forma, la capacidad de endeudamiento. Un billete es en definitiva la promesa de que el estado pagará esa cantidad al portador.

Bitcoin, en cambio, no tiene un estado central emisor. La moneda está apoyada por un sistema de escasez virtual. Hay un número máximo teórico de monedas: 21 millones de Bitcoin, pero no todas están ya en el mercado. Al igual que ocurre con los metales, hay que “minarlas” y cada vez resulta más difícil obtenerlas. Este año se llegará a un mercado de unos 11 millones de monedas, la cantidad total de Bitcoins (21 millones) se alcanzará en el año 2140.

Esta escasez simulada mediante algoritmo es la que otorga un valor real a la moneda. No se pueden crear “bitcoins” aleatoriamente y cada moneda es única, identificada mediante un potente sistema de cifrado que previene el doble gasto o la duplicación.

Es un sistema completamente anónimo y descentralizado. La validación de cada moneda se realiza mediante un protocolo P2P que evita el uso de servidores centrales. Esto quiere decir que ningún gobierno puede, por ejemplo, confiscar la moneda o descubrir de donde vienen las transacciones, al menos de momento.

El lado oscuro de la red

Estas características la han convertido en una formula habitual de transacción en foros destinados a la compraventa de drogas o datos privados de usuarios (tarjetas de crédito, etc...). Desde hace tiempo se sospecha que la moneda podría estar siendo utilizada también para lavar dinero en pequeñas cantidades. Ahora mismo todas las monedas en circulación representan un mercado de unos 700 millones de dólares. Mucho, pero no tanto como para sostener grandes operaciones financieras de blanqueo de capital.

El éxito, sin embargo, está comenzando a llamar la atención de los organismos internacionales y los oficinas de regulación. Esta misma semana el FinCEN estadounidense. la brigada encargada de delitos económicos de la oficina del tesoro, avanzó una serie de propuestas para la regularización en el uso, recomendando a negocios y particulares que se registren si van a operar con este tipo de monedas.

Bitcoin, en cualquier caso, tiene también muchos usos legítimos. Desde hace unos meses Wordpress, por ejemplo, permite pagar el hosting de blogs con este sistema. Para países donde la moneda oficial es débil o tiene grandes problemas (elevada inflación, por ejemplo) puede ser una alternativa más segura, sobre todo si hay un límite impuesto en el cambio a dólares u otro tipo de moneda extranjera. El valor, sin embargo, puede variar con fuerza y es arriesgado como instrumento de inversión. [Wired. Imagen de Flickr / Zcopley]