Albert Hofmann, el químico que descubrió el LSD por accidente, dijo que tomar entre 10 y 20 microgramos podía tener efectos positivos en la salud mental. Estados Unidos ilegalizó esta droga psicodélica en 1966, pero en San Francisco, base del movimiento hippie que tiene incluso un museo dedicado al LSD, ahora lo desayunan.

Es un movimiento creciente entre los trabajadores más jóvenes de Silicon Valley. Las dosis son muy pequeñas y se toman en ciclos de cuatro días, por lo que no tienen efectos alucinógenos. En cambio, dicen que ayuda a calmar la ansiedad y atenuar los efectos del insomnio. Así es como el LSD se ha puesto de moda para mejorar la concentración y conseguir mejores resultados en las largas jornadas de trabajo .

Uno de los impulsores del movimiento es el veterano doctor James Fadiman, que lleva toda su vida experimentando con el LSD. “La gente que lo hace come mejor, duerme mejor y a menudo vuelven a hacer ejercicio, yoga o meditación. Es como si los mensajes pasaran por sus cuerpos con mayor facilidad” explica Fadiman una entrevista con VICE. “Consigues hacer durante tres o cuatro horas tareas con las que normalmente no podrías soportar dos horas”.

Advertisement

A medida que avanzan, sus declaraciones adquieren un dudoso tono de medicina alternativa: “Una mujer que tenía fuertes dolores menstruales comenzó con las microdosis y, cuando el periodo volvió, ya no tenía problemas”. Fadiman tampoco consigue precisar qué es lo que ocurre en el organismo para que la microdosificación tenga efectos tan positivos: “Podría ser algo en el sistema nervioso central, podría ser algo en el tallo del cerebro, podría ser que las mitocondrias mejoran su funcionamiento”.

En 2011, Fadiman presentó la microdosificación al gran público a través de los resultados de sus propias experimentaciones. Desde entonces, el número de consultas no ha parado de crecer. El psicólogo envía a todos los interesados un breve documento en el que explica cómo empezar a dosificarse el LSD y les pide que apunten los resultados en un diario para ayudar en la investigación.

Toma una microdosis cada cuatro días y haz notas cada día de tu experiencia (...) Aproximadamente 10 microgramos de LSD, nunca más de 1-2 miligramos (...) Si sientes que tu trabajo o tu concentración empeora, toma una dosis más pequeña en el siguiente ciclo (...) Si, por cualquier motivo, sientes que los efectos son incómodos, deja de tomarlo

A pesar de las promesas, la microdosificación no siempre tiene resultados positivos. En un episodio reciente del podcast Reply All, el creador del programa comenta que, mientras experimentaba con microdosis, sus compañeros de trabajo lo encontraron “maniático y raro”. El LSD es, sin embargo, cada vez más popular —pero siempre en pequeñas dosis. [vía The Telegraph]

Imagen: ysuel / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)