Juego de Tronos y la saga de novelas en las que se basa, Canción de Hielo y Fuego, tienen una ambientación claramente medieval. Sin embargo, la propia historia explica que llevan así miles y miles de años. En ese tiempo, nuestra realidad ha evolucionado mucho desde el punto de vista tecnológico. ¿Por qué en Westeros no ha ocurrido lo mismo?

En Nerd Writer han elaborado una curiosa teoría más allá del hecho de que es un mundo de ficción en el que George R.R. Martin decide lo que pasa y lo que no. Según esta teoría, lo que mantiene a Westeros en una eterna edad media en la que ni la ciencia ni la tecnología avanzan cómo es debido son los dragones.

Advertisement

Canción de Hielo y Fuego está basada muy libremente en el período histórico del Reino Unido conocido como La Guerra de las Rosas, que sucedió a mediados del Siglo XV (1455-1485) en el periodo histórico conocido como baja edad media. En realidad, para esa época la cultura y el modo de vida de la edad media ya tocaba a su fin y comenzaba a despuntar el Renacimiento.

Ilustración de los cañones utilizados para derribar las murallas de Constantinopla en 1453.

En el mundo real, uno de los grandes motores de cambio tuvo origen militar, y fue la llegada a Europa de la pólvora y de los cañones. Ambos inventos forzaron a los señores feudales a salir de sus castillos y entablar un tipo diferente de guerra en la que el asedio ya no tenía sentido. Eso obligó a su vez a crear ejércitos más grandes y a cambiar el modelo económico y de gobierno para poder alimentar el número creciente de tropas. Al final, la pólvora fue uno de los mecanismos de cambio que hizo que el ser humano pasara de los reinos feudales a los estados-nación

Advertisement

En Westeros, sin embargo, no hay cañones. Hay dragones. El problema es que estas criaturas no pueden fabricarse a base de ingeniería y dinero. Son un arma demoledora y prácticamente imparable propiedad exclusiva de una sola casa noble. La imposibilidad de hacerse con estas armas deja al resto de señores feudales ante la decisión de rendir pleitesía a la casa Targaryen o desafiarla y perecer. En lugar de promover el desarrollo tecnológico y social, los dragones perpetúan el sistema feudal. Por supuesto, es una teoría discutible, pero guarda algo de verdad. [vía Nerd Writer]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.