¿La demanda del iPhone 5? Bien, graciasS

El pasado lunes el WSJ apuntaba que la baja demanda del iPhone 5 habría llevado a Apple a recortar casi a la mitad los pedidos de pantallas para su popular teléfono. El New York Times también recogía el martes los rumores de una reducción, aunque más moderada. Entre el el 25% y el 46% para las unidades del mes de enero.

En cualquiera de los dos casos, una muy mala noticia para la compañía de la manzana, que tiene en el iPhone su mayor fuente de ingresos. Las acciones de  la compañía han caído de forma significativa durante los últimos días debido precisamente a este rumor.

Pero ¿realmente prevé Apple una fuerte bajada de la demanda del iPhone 5 en este segundo trimestre? 

Por ahora la compañía no ha comentado nada sobre esta reducción en componentes pero varios analistas especulan con que las causas podrían ser diferentes.

Una posible explicación es que las fábricas hayan conseguido mejorar los procesos de fabricación de la pantalla del iPhone. Mark Moskowitz, analista de J.P. Morgan cree que estos rumores son sólo "ruido" y que la auténtica razón es que Apple ya no necesita descartar tantas pantallas como en los primeros meses de la vida del producto. 

Otra posibilidad es que Apple tuviera pensado acelerar el lanzamiento de algún producto con la misma pantalla que el iPhone 5 (tal vez la versión 5S) y que haya decidido a última hora posponer el lanzamiento al tercer trimestre del año.

Aunque la cifra fue corregida con posterioridad, el Wall Street Journal hablaba de 65 millones de unidades pedidas inicialmente, un numero bastante alto si se tiene en cuenta que este último trimestre, en plena campaña navideña, se espera que Apple venda entre 45 y 55 millones de teléfonos (y no todos iPhone 5). Generalmente las ventas caen de forma significativa una vez terminada la temporada navideña así que sería extraño que la compañía encargase tantas pantallas.

Una reciente encuesta de ChangeWave parece dar la razón a los analistas más escépticos. Según esta consultora la mitad de los compradores de smartphone en EE.UU. quiere comprar un iPhone. La demanda es mucho menor que el 71% del periodo de estudio anterior, que coincidió con el lanzamiento del iPhone 5, pero es normal si se compara con la media de los últimos años, que ronda  el 52%.

Apple presentará resultados financieros el miércoles de la próxima semana (23 de enero) y una de las primeras preguntas de los analistas será sin duda la situación del iPhone. Hasta entonces es poco probable que la compañía aclare la razón de estas reducciones.