¿Cómo sustituir una carretera elevada de dos carriles por una autopista de seis? En la ciudad china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, la única opción pasaba por demolerla. Y así lo hicieron. En total hicieron estallar 3,5 kilómetros de carretera, un viaducto bajo que se ha convertido en la mayor demolición del país. En China casi todo es a lo grande.

La antigua carretera había cumplido solo 16 años desde su inauguración, pero dado el frenético desarrollo de China, las infraestructuras se quedan cortas en muy poco tiempo. Por la ubicación de la carretera y las casas a su alrededor, la demolición era extremadamente delicada.

Para amortiguar las explosiones a lo largo de los 3,5 kilómetros, los ingenieros cubrieron por completo la carretera. Además, la rodearon a cada lado con vallas y, por debajo, colocaron enormes sacos de agua para absorber el polvo que se produciría tras las detonaciones. La demolición completa duró menos de medio minuto. Por suerte, funcionó. [ITV vía The Atlantic - Cities]