Sí, lo sabemos. Hace años que la promesa futurista de tener automóviles voladores sigue sin cumplirse. Probablemente siga sin materializarse durante unos cuantos años más, pero soñar es gratis, y esta vez el sueño es un proyecto avalado por la Agencia Espacial Europea. Se llama Lilium, y es una auténtica preciosidad.

Lillium es una compañía fundada por investigadores de la Universidad Técnica de Munich en el seno de la ESA. Su objetivo es comercializar un avión biplaza apto para su uso doméstico. Lo nuevo del proyecto es que el prototipo es totalmente eléctrico, lo que permite evitar uno de los mayores problemas de los aviones y helicópteros convencionales, y la razón por la que sus operaciones se alejan por ley de las grandes ciudades: el ruido.

En comparación con las aeronaves actuales, Lillium es silencioso. Su principio de funcionamiento es el mismo que el del prototipo de avión eléctrico que está investigando la agencia DARPA. En lugar de grandes rotores como los de un helicóptero, el avión combina pequeñas turbinas instaladas en el interior de alas móviles. Ello le permite despegar y aterrizar en prácticamente cualquier sitio. Solo necesita una superficie despejada de 15 x 15 metros.

En el aire, puede alcanzar la respetable velocidad de 400 Km/h, aunque aún no se ha hablado nada de su autonomía. Los ingenieros de Lillium han probado con éxito un prototipo de 25 kilos de peso.

Advertisement

Aunque está previsto que el avión sea capaz de operar en modo automático, sus futuros pilotos necesitarán una licencia especial de vuelo con al menos 20 horas de entrenamiento. Nada muy diferente del permiso de conducir actual. En cuanto a su incidencia sobre el tráfico aéreo, sencillamente no se cruzará con aviones comerciales. Su uso estaré restringido a 3.000 metros de altitud sobre zonas no habitadas y en buenas condiciones de clima y visibilidad. Aún estamos lejos de los vehículos voladores de Blade Runner, pero todo se andará. [vía ESA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.