En la segunda guerra mundial, ambos bandos tomaron precauciones ante un eventual ataque químico. En Estados Unidos, Disney y el fabricante Sun Rubber Company crearon esta máscara antigás con la cara del ratón Mickey para intentar hacer menos aterradora para los niños la situación de tener que usarla.

Se produjeron mil de estas máscaras en 1942 y, en 1944, la marina les dio el visto bueno. De hecho se pretendía crear máscaras con la cara de otros personajes infantiles de Disney. El fin de la guerra interrumpió el proyecto y apenas un puñado de estas extrañas piezas sobrevive en la actualidad. Una de ellas puede verse en el museo de armas químicas del ejército en Fuerte McClellan, Alabama. Otra pertenece al museo de la 45 División de infantería y se dice que una tercera es el prototipo de Disney que la compañía custodia en Burbank.

La máscara era una versión pensada para niños de entre 18 meses y cuatro años. Lejos de ser una maniobra de cara a la galería, las máscaras antigás fueron un asunto muy serio para ambos bandos. En la primera guerra mundial se utilizaron masivamente agentes químicos que mataron a más de 100.000 personas e hirieron a millones.

Advertisement

La crueldad de estos productos, el miedo a represalias equivalentes, y el hecho de que ambos bandos estaban muy preparados hicieron que no llegaran a usarse, afortunadamente, durante la segunda guerra mundial. [GasMaskLexikon, AtlasObscoura]

Image credit: AP, Allison Meier/Atlas Obscura