Uno de los exoplanetas con anillos descubierto por Kepler. Ilustración: NASA / JPL

Los astrónomos llevan desde 2015 tratando de encontrar una explicación coherente a los misteriosos cambios en la luminosidad de la estrella KIC 8462852. A las numerosas hipotesis se suma una nueva tan sencilla que podría ser la buena: un planeta con anillos como Saturno.

El oscurecimiento progresivo e irregular de KIC 8462852, apodada como la estrella de Tabby en honor a su descubridora, es tan raro que no falta quien sugiere que se debe a una estructura que alguna civilización alienigena está construyendo a su alrededor. Aunque la hipótesis es fantasiosa y no tiene precedentes, hay que decir en su defensa que nadie ha demostrado aún que sea correcta ni incorrecta.

Advertisement

Por mucho que resulte atractiva la teoría de una megaestructura artificial de origen extraterrestre, los astrónomos siguen buscando explicaciones más mundanas que encajen en el modelo astrofísico que conocemos, aunque solo sea para descartarlas. La última de esas explicaciones procede del astrónomo Mario Sucerquia, de la Universidad de Antioquía, Colombia.

Sucerquia y sus colegas creen que los cambios en el brillo de la estrella de Tabby se deben a un exoplaneta con anillos. Sabemos que Saturno no es ni mucho menos el único planeta con anillos a su alrededor. Se trata de hecho, de una característica relativamente común, y hay planetas con anillos sencillamente descomunales.

Si nadie nadie había caído hasta ahora en la hipótesis del planeta con anillos era porque no la habían enfocado en el ángulo correcto... literalmente. Los astrónomos de Antioquía cayeron en la cuenta de que un planeta con anillos en órbita no tiene porque ofrecer un ángulo constante cuando pasa por delante de la estrella, y un cambio en el ángulo de los anillos podría introducir una enorme variabilidad.

Hipotético aspecto de una esfera de Dyson, una megaestructura alienígena teórica.

Sucerquia y su equipo han ejecutado simulaciones de cómo afectaría un planeta semejante al brillo de la estrella y han encontrado que se parecen mucho a las irregularidades detectadas en KIC 8462852. Incluso se da la circunstancia de que el tirón gravitatorio de la estrella sobre los anillos modifica adicionalmente el brillo en cada pasada.

Advertisement

Para que este hipótesis sea cierta ni siquyiera hace falta un planeta extraordinariamente grande o con anillos especialmente extensos. Según los cálculos de los investigadores, un planeta del tamaño de Neptuno dotado de anillos y orbitando muy próximo a la estrella (una décima parte de la distancia entre la Tierra y el Sol) bastaría para crear las variaciones que traen locos a los astrónomos.

La hipótesis no ha sido recibida con mucho entusiasmo. Otros astrónomos alegan que un planeta dotado de anillos debería reproducir un patrón en el brillo de Tabby en algún momento. Ese patrón aún no ha aparecido. KIC 8462852 sigue conservando su misterio. [Arxiv vía New Scientist]