Stonehenge, en la actualidad. Foto: Claudio Accheri / Flickr bajo licencia Creative Commons

La fascinante historia de Stonehenge acaba de complicarse un poco más. A comienzos de 2015, los arqueólogos encontraron un enorme círculo de piedras enterradas alrededor del monumento neolítico que conocemos. Lo llamaron Superhenge. Las primeras excavaciones de este círculo conocido han arrojado una sorpresa. Los grandes bloques enterrados no son piedras, sino postes de madera. Centenares de ellos.

Durrington Walls, también conocido como Superhenge, es un círculo mucho más masivo que el de Stonehenge, con 500 metros de diámetro. Los primeros exámenes mediante LIDAR (un tipo de radar para detección de objetos en el subsuelo) encontraron lo que parecían 90 monolitos de gran tamaño enterrados a tres kilómetros de Stonehenge.

Advertisement

Las piedras recién descubiertas formaban una línea curva y estaban enterradas formando un antiguo asentamiento circular de gran tamaño. Cada supuesto monolito medía 4,5 metros de altura, 1.5 de ancho, y uno de profundidad. Algunos de ellos aparecían tumbados, pero otros aún permanecían de pie a varios metros bajo tierra.

Reconstrucción 3D de lo que los arqueólogos creían haber encontrado en Superhenge.

Pero las excavaciones han demostrado que no son bloques de piedra. En lugar de los monolitos que esperaban, los arqueólogos han encontrado enormes pozos que en su día estuvieron llenos de grandes postes de madera apilados horizontal y a veces verticalmente. Si los arqueólogos los tomaron inicialmente por bloques de piedra fue debido a la sensibilidad del LIDAR, que detecta la diferencia en el terreno del pozo ahora relleno y la toma por un objeto independiente.

Sponsored

Prospección en los alrededores de Stonehenge mediante LIDAR.

El descubrimiento da paso a una nueva pregunta. ¿Para qué se utilizaron esos pozos? Su configuración, con una rampa en el lateral sugiere que se excavaron con prisa y sin muchos miramientos. De hecho, el círculo que forman no llegó a completarse. Los arqueólogos creen que podría ser algún tipo de construcción provisional en tiempo de conflictos. Para complicar la cuestión, en algunos pozos se extrajeron los troncos y se sustituyeron por gravilla de calcita.

Quizá los pozos fueran simplemente una forma de almacenar los troncos que muy probablemente se usaron para mover los bloques de piedra de Stonehenge desde las canteras en las colinas Presili. Sin embargo, eso no explica por qué decidieron seguir una estructura circular. Lo único claro es que Stonehenge sigue guardando secretos que va a costar mucho desenredar después de miles de años. [vía Motherboard]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.