Diseño y arte en una sola idea. El estudio londinense rAndom es muy conocido por sus sorprendentes instalaciones de agua. Como esta, una sala de lluvia en la que el agua te esquiva al pasar. Su último proyecto es igual de curioso: una torre construida solo a base de agua, 30.000 litros de líquido por minuto para levantar (o dejar caer) sus paredes.

rAndom ha creado esta instalación en el antiguo complejo minero de Zollverein, en Alemania, considerado Patrimonio Mundial de la Unesco. No es una estructura tan espectacular como la Sala de Lluvia instalada en el MoMa de Nueva York, pero tiene también su sentido, solo hay que buscarlo. Y eso es lo bueno. Las torres mineras a su alrededor, a modo de recuerdo del pasado, aún presentes pero inútiles, tal vez sirven de pista.

Advertisement

Sus creadores llaman a esta torre la Estructura Instantánea, "una forma monolítica, una torre efímera que aparece y desaparece instantáneamente". No podemos verla en directo, pero solo las fotos merecen la pena. [rAndom vía io9]