Los Bitcoin se obtienen cuando un equipo informático cualquiera soluciona problemas matemáticos creados por la propia red que gestiona esta moneda virtual. Animados por algunos casos de éxito, a veces completamente inesperados, muchas personas dedican la potencia de sus equipos a la minería de Bitcoin, pero en Hong Kong se lo han tomado realmente en serio.

A medida que los problemas que los ordenadores tienen que resolver se hacen más complejos para equilibrar el mercado, muchos recurren a la fuerza bruta (en lo qua a hardware se refiere). El periodista chino Xiaogang Cao ha recogido estas interesantes imágenes de una instalación industrial de minería de Bitcoin que acaba de ser inaugurada el pasado mes de octubre. La gestiona una compañía llamada Asicminer y, por lo que explica Cao, instalaciones como esta están surgiendo como setas en Hong Kong y en toda China.

Lo que hace única a esta planta concreta es que utiliza un sistema de refrigeración líquida bastante inusual salvo en grandes superordenadores. Las placas base que se encargan de minar los bitcoin están sumergidas en grandes tanques donde puede verse el líquido refrigerante burbujear. Un intrincado sistema de tuberías bombea aire frio desde el tejado para bajar la temperatura. Según Xiaogang Cao, la sala que aloja esta maquinaria es tan silenciosa como una biblioteca.

La gran pregunta es si estos equipos especializados en minar Bitcoin realmente compensan la inversión inicial, y qué pasará el día que el mercado de estas monedas virtuales alcance su punto de saturación. [从ASICMINER液冷矿场访问归来 Bitell vía Hong Wrong]