La tomó la sonda espacial Mariner 10 el 5 de febrero de 1974, hace exactamente 39 años, y es una de las fotos más bellas y realistas captadas de Venus. La NASA la ha publicado para recordar cómo se hizo y enseñarnos de paso que la superficie del planeta se parece a la de la Tierra más de lo que pensamos. Solo en apariencia. 

La foto se hizo utilizando un filtro ultravioleta y posteriormente se coloreó para mostrar cómo es realmente la atmósfera nebulosa de Venus, tal y como la vería el ojo humano si fuéramos a aterrizar allí. Pero la similitud entre la Tierra y Venus es solo visual.

Advertisement

Como explica la NASA, Venus está perpétuamente cubierta de una espesa capa de nubes con alto contenido en dióxido de carbono y la temperatura media en su superficie ronda los 460 grados centígrados. [NASA]