Louis’ Lunch / Adam Jones (Flickr)

La hamburguesa nació en el preciso momento en que alguien metió entre panes el Hamburg steak, un filete de carne picada popularizado por los inmigrantes del norte de Europa en Nueva York. Al menos media docena de cocineros se disputaban seriamente la invención, pero sólo uno ha recibido respaldo oficial.

Según la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, el diminuto restaurante Louis’ Lunch de New Haven (Connecticut) sirvió la primera hamburguesa de la historia en el año 1900. Louis Lassen, un inmigrante danés, había abierto un puesto ambulante de huevos y mantequilla en 1895, cinco años después de llegar a América. Su familia cuenta que en cierta ocasión apareció un cliente con mucha prisa, pidió algo rápido para almorzar y el bueno de Lassen puso pequeñas tiras de carne de vacuno entre dos rebanadas de pan tostado.

Advertisement

Louis no lo llamó “hamburguesa”, pero la gente estaba encantada con el invento. El carrito ambulante acabó convirtiéndose en el pequeño restaurante de ladrillo visto cuya localización actual se mantiene desde mediados de los 70. El local sigue en manos de la familia Lassen, que aún hoy cocina las hamburguesas como lo hacía Louis: con carne fresca, moldeada a mano y en un horno de hierro vertical. No llevan condimentos ni salsas; sólo queso, tomate y cebolla.

El origen del plato más popular de los Estados Unidos es un tema serio y da para mucha literatura: el libro The Hamburger: A History rechaza que Louis’ Lunch inventara la verdadera hamburguesa porque usó pan tostado. Sin embargo, la congresista Rosa DeLauro acaba de conseguir el reconocimiento oficial para Louis y la ciudad de New Haven a través del archivo de la Biblioteca del Congreso. [vía Atlas Obscura]

Sponsored


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.